Antonio Ferrera

Su paso por la Feria de Albacete ha pasado sin pena ni gloria. El primero del lote de Ferrera ha sido un toro reservón y con una embestida incierta y peligrosa. Ha entrado al caballo en dos ocasiones antes de pasar al tercio de banderillas. Ferrera ha colocado tres pares de banderillas merecedoras del aplauso del público albaceteño. En el tercio de muleta, Ferrera lo ha probado por los dos pitones pero el toro ha desarrollado mucho peligro desparramando la vista y buscando los tobillos del torero. El toro se ha aquerenciado a toriles y no ha tenido ninguna posibilidad de sacarle un muletazo límpio. Tres pinchazos y una estocada después de un aviso ha empleado Ferrera para despachar al de Victorino Martín.

El cuarto de la tarde ha estado más en el tipo del hierro de . Toro cárdeno y con buena lámina, pero de igual forma que sus hermanos de camada, reservón y sin posibilidades de triunfo. Buen puyazo el propinado por el picador de la cuadrilla de Ferrera al cuarto de la tarde. Ferrera, que ha salido con ganas de agradar, se lo ha brindado al público. Sin embargo ha sido imposible con el toro que tenía delante, no ha tenido recorrido ninguno y después de probarlo por ambos pitones le ha podido dar alguna tanda con la mano izquierda, pero sin llegar a calar en los tendidos. Un pinchazo hondo y dos descabellos ha empleado Ferrera para darle puerta. Leves pitos tras el arrastre.

Javier Castaño

El leonés tampoco ha tenido posibilidades de triunfo. El segundo ha sido un toro aplaudido de salida por su presentación. Lo único vistoso del primero del lote de Castaño ha sido la ejecución de su gran cuadrilla obligándoles a saludar montera en mano. Javier Castaño, que ha estado siempre por encima del toro, se lo ha brindado al público de Albacete. El diestro le ha podido sacar a base de constancia algunas tandas con la mano izquierda porque por el pitón derecho el toro no se desplazaba. Ha sido una faena de poder y, tras un pinchazo hondo y un descabello, ha recibido la ovación del público.

El quinto de la tarde ha sido de igual forma. El picador de la cuadrilla lo ha enganchado de lejos y le ha colocado un buen puyazo. En homenaje a la cuadrilla de Javier Castaño, por los grandes pares de banderillas puestos en su primer toro, el director de la banda de música de la plaza de toros de Albacete les ha dedicado a los banderilleros un pasodoble cuando se han dispuesto a realizar su faena en el segundo toro. La primera tanda con la derecha se la ha dado Castaño en redondo y el público la ha aplaudido con ganas pero, tras tantearlo con la izquierda, el de Victorino ha dicho que no se tragaba ni uno. Tras un pinchazo y una estocada entera, el público lo ha premiado con una ovación.

Al albaceteño lo han obligado a saludar antes de realizarle la faena al tercero de la tarde. Lo ha recibido muy bien lanceándolo a la verónica de salida. Después de un puyazo, Pinar le ha hecho un quite por delantales muy vistosos. El tercero ha sido el único que ha embestido con la cara abajo y Pinar lo ha entendido a la perfección. Por el pitón derecho le ha propinado varias tandas que han hecho aplaudir al público con ganas. Por el izquierdo la embestida era algo más incierta pero Rubén lo ha sabido meter en la canasta. De no haber sido por la estocada, algo caída, lo hubiesen premiado con las dos orejas. De esta forma, tras el arrastre, ha paseado la única oreja de la tarde.

En el que cerró plaza, el albaceteño ha salido con ganas de abrir la puerta grande de su plaza, pero el toro no ha tenido posibilidades ningunas. El toro ha tenido una embestida molesta y, tras trastearlo por un lado y por otro, Rubén ha visto que no había nada que hacer. El toro ha desarrollado mucho peligro y Pinar ha estado en todo momento por encima de él. Le ha podido sacar, a base de mucho trabajo, algún muletazo, uno a uno, pero sin llegar a entrar en emoción alguna. Un pinchazo y media estocada ha dado lugar a una ovación con vuelta al ruedo.

En resumen, una tarde en la que se esperaba mucho más de unos Victorinos que no han estado a la altura del nombre que, con justicia atesoran, y que no han permitido el lucimiento de los toreros que en todo momento han estado por encima de las reses. Tarde de decepción en Albacete.