“No más vidas robadas ni personas anuladas” llegó al CEIP Eduardo Sanchiz de manos de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Tarazona de La Mancha.

El alumnado y profesorado de los distintos grupos de 5º y 6º de Educación Primaria pudieron participar durante la mañana del martes 23 de abril en las charlas y talleres de prevención, información y sensibilización del acoso escolar, ciberacoso y redes sociales.

La prevención, información y sensibilización pueden adquirir nuevas metodologías y atractivas formas de llegar a los jóvenes, prueba de ello son los innovadores contenidos audiovisuales y acertadas actividades que dan vida a este proyecto.

“El refugio”, “aula amiga”, “mirarse al espejo” y “el otro lado del espejo” fueron los talleres que más curiosidad e interés despertaron entre los alumnos y alumnas.

En el taller “Aula amiga” los alumnos participaron formando varios puzles con piezas de madera que fueron personalizadas por ellos mismos, tras rotularlas con sus nombres las pegaban con gran ilusión en unas cartulinas donde debían estar unidas por alguno de los lados con la finalidad de mostrar esa alianza y compromiso de trabajar como un equipo sin fisuras, donde todos puedan mostrar sus destrezas y ser parte importante del grupo. Tras acercar la problemática del fenómeno del acoso escolar al alumnado y trabajar las diferentes formas de prevenirlo, las redes sociales y las nuevas tecnologías se abrieron paso en esta productiva mañana. Se valoraron los riesgos existentes en internet y se dieron consejos así como pautas de comportamiento para que la experiencia en el mundo virtual sea lo más satisfactoria y segura posible.

, agente de la policía local y autor del proyecto, buscó en todo momento la participación activa de la comunidad educativa y su implicación para conseguir con ese trabajo diario de prevención mantener las aulas como espacios libres y a su vez seguros donde el compañerismo y el respeto sean la base de las relaciones.

Los diferentes materiales didácticos y audiovisuales que se mostraron a los escolares a través de las presentaciones, fotos, cortometrajes y secuencias de películas buscaban dar ese protagonismo de la palabra que los jóvenes necesitan para poner en orden ciertos comportamientos.

El agente de la policía local expresaba, a la finalización de la jornada matinal en el centro educativo, que con la puesta en marcha de su proyecto pretende conseguir que los jóvenes sepan gestionar las emociones ante las adversidades y potenciar sus habilidades sociales para sobreponerse a los fracasos, acercando la mediación y el diálogo para la resolución de los conflictos que pudieran surgir en la convivencia evitando con ello tanto la violencia física como verbal.

Por su parte, Maite Lara Lozano, Concejala de Educación, destacaba la importancia y necesidad en organizar este tipo de iniciativas preventivas para fomentar el compañerismo y crear un ambiente saludable en las aulas donde las desigualdades y discriminaciones no tengan cabida.

Tanto Maite Lara Lozano como Óscar Sánchez Ruiz coincidían en reconocer que a través de este proyecto se pretende concienciar y mentalizar a las comunidades educativas de que estamos ante un fenómeno complejo que se ha convertido en un grave problema de convivencia para toda la sociedad.