Fue en 1751 cuando el Padre de la Cavallería y Portillo recopiló la tradición histórica de la Semana Santa en Villarrobledo refiriendo la existencia de la Cofradía de (hoy desaparecida) y de las Hermandades del Santísimo Cristo de las Injurias, Nuestra Señora de la Soledad, Cristo del Huerto (hoy desaparecida), Cristo de las Penas (hoy desaparecida) y Santo Sepulcro.

No obstante, los primeros datos documentados sobre a la Semana Santa en Villarrobledo datan del siglo XVI: en 1571 está fechado el documento más antiguo del que se tiene constancia, el ‘Libro de Ordenanzas de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad’ (actual cotitular de la Cofradía del Santo Sepulcro).

Estas organizaciones realizaban ritos procesionales anuales en la Semana de Pascua, circunstancia que se fomentaba desde las propias parroquias mediante la aparición de cofradías más cercanas al sentido ritual y festivo de la Semana Santa.

La Semana Santa en Villarrobledo gozaba de buena salud todavía durante el XVIII, ya que existía una ermita dedicada exclusivamente al reposo de imágenes: la . Las (económica en el siglo XVIII y política en el XIX), retrajeron la Semana Santa rodense, que volvió por sus fueros en la segunda mitad de ese siglo. Los actos y procesiones particulares que llevaban a cabo las Cofradías en ocasiones, se desarrollaban en los templos y no tenían proyección en la calle.

Dentro de las prácticas religiosas entre finales de siglo XIX y principios del XX, va tomando importancia el aspecto festivo frente al luctuoso y surgen los trajes actuales inspirados en otras festividades o bien en órdenes religiosas.

En el siglo XX, tras unos tiempos de decadencia (y casi extinción) por la Guerra Civil, la Semana Santa vuelve a resurgir en la posguerra hasta convertirse en la expresión cultural y religiosa que conocemos en la actualidad donde el apartado externo festivo cobra mayor importancia que el espiritual (y la costumbre de acompañar episodios mortuorios desaparece).

A partir de los años ‘40 surgen nuevas Cofradías hasta ocho (después de que sólo quedaran tres) y completando la actual distribución. Se vive un relanzamiento de la fiesta sin precedentes llegando al máximo apogeo en los años ’50 (aunque vivirá una nueva crisis importante desde los ‘60 hasta los 80’).

En los años ’90, la reorganización de la Junta de Hermandades supone un nuevo relanzamiento como el que se vive en la actualidad y las Hermandades y Cofradías pasan a convertirse en el principal activo de promoción cultural y patrimonial de la sociedad, realizándose una gran inversión en patrimonio que podría cifrarse en 300.000 euros, sin contar las inversiones particulares en vestuarios y atuendos propios. El patrimonio histórico acumulado de las Cofradías podría ascender a 1.800.000 euros.

En torno a 3.500 personas participan habitualmente en los desfiles procesionales en el seno de las Cofradías, mientras que otros tantos participan en la vida o mantenimiento de las mismas; todo el mundo se vuelca como público, o circunstancialmente como penitentes, en los actos celebrados en la Semana de Pascua.

El record de participación de nazarenos y penitentes en la Procesión del Entierro está en torno a las 10.000 personas (entre penitentes y público), en unos dos kilómetros y medio de una Procesión que mantiene gran solemnidad y calidad, como todas las que componen esta Semana Santa con rigurosas normas de vestimenta y comportamientos que se exteriorizan en ritos impresionantes.

Actualmente, entre las Cofradías y Hermandades de esta Semana de Pasión en Villarrobledo están la de Jesús del Perdón; la de Jesús de Medinaceli; la de San Juan Evangelista; la del Cristo de los Mártires y la Victoria; la de La Dolorosa; la de La Esperanza; la de Moharras; y la del Santo Sepulcro y la Soledad. Entre las bandas de Cornetas y Tambores están la Agrupación Musical de Villarrobledo y la Banda de Cornetas y Tambores de Villarrobledo.

Procesiones que componen la Semana Santa de Villarrobledo

El Domingo de Ramos viene marcado por la Procesión de ‘La Borriquilla’ desde las 12 del mediodía, recreando la Entrada Triunfal de Jesús en . El orden que se sigue en la organización es: la ; el estandarte del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el estandarte de Nuestra Señora de las Angustias; el estandarte de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el estandarte del Santísimo Cristo de los Mártires; el estandarte de San Juan Evangelista; el estandarte de Nuestra Señora de los Dolores; el estandarte de la Verónica; el estandarte del Cristo Yacente; el estandarte de Nuestra Señora de la Soledad; la bandera de ; el estandarte de Nuestra Señora de la Esperanza; el estandarte de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el estandarte de Nuestro Padre Jesús de la Caída; el estandarte de ‘La Borriquilla’; el paso de ‘La Borriquilla’; la presidencia religiosa y civil junto a los presidentes de todas las Cofradías y Hermandades.

La Procesión sale desde Plaza y camina por Santa María, , a San Blas, donde finaliza.

La Procesión infantil se celebra ya por la tarde con el siguiente orden: el Paso Infantil de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Paso Infantil de Nuestra Señora del Silencio; el Paso Infantil de San Juan Evangelista; el Paso Infantil de Nuestra Señora de la Amargura; el Paso Infantil del Santísimo Cristo de la Salud y la presidencia religiosa y civil junto a los presidentes de las Cofradías y Hermandades, además de la Banda Infantil Municipal de Música.

El recorrido parte de la Plaza Santa María y transcurre por Virrey Morcillo, Graciano Atienza, a Santa María, donde finaliza.

En la mañana del Miércoles Santo se produce la Procesión de la Pasión del Señor con el siguiente orden: la Cruz Parroquial; el Paso de la Sagrada Flagelación con el Santísimo Cristo de la Pasión y la presidencia religiosa y civil junto a la presidencia de la Real Cofradía del Santo Sepulcro y de la Soledad. Todos ellos parte desde San Blas y caminan por Graciano Atienza, Octavio Cuartero, Virgen, San Bernardo, Graciano Atienza a San Blas, donde finaliza.

El Jueves Santo por la noche tiene lugar la Celebración de la Cena del Señor y la Procesión del Prendimiento con este orden: la Cruz Parroquial; el Paso de la Oración en el Huerto; el Paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Paso del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el Paso de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Paso de Nuestra Señora de la Esperanza; el Paso del Santísimo Cristo de los Mártires; el Paso de María Santísima de la Victoria; el Paso de San Juan Evangelista; el Paso de Nuestra Señora de los Dolores y la presidencia religiosa y civil junto a la Banda Municipal de Música.

Dicha Procesión sale de San Blas y transcurre por Graciano Atienza, Octavio Cuartero, Santa María, , Madres, Arco Zapata, Plaza de Ramón y Cajal a San Blas, donde finaliza.

El Viernes Santo llega, cada año, plagado de citas hermosas en la Semana Santa de Villarrobledo ya que, en esa jornada, se disfruta de tres procesiones. La primera tiene lugar por la mañana: la del Encuentro, partiendo desde la con el siguiente orden: la Cruz Parroquial; el Paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Paso del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el Paso de Nuestro Padre Jesús de la Caída; el Paso de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Paso de Nuestra Señora de la Esperanza; el Paso de San Juan Evangelista; el Paso de Nuestra Señora de los Dolores. Y la presidencia religiosa. Discurren por las calles Graciano Atienza y Octavio Cuartero hasta Plaza de Santa María.

A continuación se celebra el Encuentro de la Verónica con Nuestro Padre Jesús de la Caída bajo este orden: la Cruz Parroquial; el Paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Paso del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el Paso del Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Paso de Nuestro Padre Jesús de la Caída; el Paso de Nuestra Señora de la Esperanza; el Paso de San Juan Evangelista; el Paso de la Verónica; el Paso de Nuestra Señora de los Dolores y la presidencia religiosa. Discurren desde Plaza de Santa María por Santa María y San Bernardo. Desde allí, cada Paso continúa a sus respectivas parroquias.

Por la tarde tiene lugar la Procesión del Silencio con el siguiente orden: la Cruz Parroquial; el Paso del Santísimo Cristo de los Mártires; el Paso de María Santísima de la Victoria y la presidencia religiosa. El itinerario sale de San Blas y transcurre por Graciano Atienza, Francisco de la Caballería y Portillo, Virrey Morcillo, , Callejón de San Blas, Plaza de Ramón y Cajal a San Blas, donde finaliza.

Ya por la noche, llega la tercera cita del día: la Procesión del , con el siguiente orden : la Cruz Parroquial; el Paso de Nuestra Señora de las Angustias; el Paso de Nuestra Señora del Mayor en la Soledad de la Cruz; el Estandarte y Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Paso de ; el Paso del Cristo Yacente; el Paso de San Juan Evangelista; el Paso de Nuestra Señora de la Soledad y la presidencia religiosa, los presidentes de todas las Cofradías y Hermandades, las autoridades civiles y la Banda Municipal de Música.

El itinerario sale de San Blas y pasa por Graciano Atienza, Octavio Cuartero, Santa María, Cronista Agustín Sandoval, Madres, Arco Zapata, Plaza de Ramón y Cajal a San Blas, donde finaliza.

Por último, el Domingo de Resurrección por la mañana, se vive plenamente la Procesión del Encuentro de la Santísima Virgen con su Hijo Resucitado. Desde la Iglesia de San Blas con el siguiente orden, intervienen: la Cruz Parroquia; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Estandarte del Santísimo Cristo de los Mártires; el Estandarte del Cristo Yacente; el Estandarte de Nuestra Señora de la Soledad; el Paso de Santa María Magdalena; el Paso de Jesús Resucitado y la presidencia religiosa.

El Itinerario sale de San Blas y pasa por Graciano Atienza hasta que, en la esquina con Virrey Morcillo la Procesión se desdobla: el Paso de Cristo Resucitado sigue por Virrey Morcillo, Santa Clara a Plaza de la Constitución; y el Paso de Santa María Magdalena, sigue por Graciano Atienza a Plaza de la Constitución.

Desde la Iglesia de , por su parte, intervienen por el siguiente orden: la Cruz Parroquial; el Estandarte del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el Estandarte de Nuestra Señora de las Angustias; el Paso de San Juan Evangelista y la presidencia religiosa. EN este caso, el itinerario parte de la Plaza de San Sebastián y camina por Dos de Mayo, Alfarerías Bajas hasta la Plaza de la Constitución.

Desde la , intervienen en este orden: la Cruz Parroquial; el Estandarte de ‘La Borriquilla’; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús de la Caída; el Estandarte de Nuestra Señora de los Dolores; el Estandarte de la Verónica; el Estandarte de Nuestra Señora de la Esperanza; el Paso de Nuestra Señora de la Esperanza y la presidencia religiosa. En este caso, el itinerario desde la Plaza de Santa María, pasa por Octavio Cuartero para llegar a la Plaza de la Constitución.

Es a continuación cuando tiene lugar la celebración del Encuentro de la Santísima Virgen con su Hijo Resucitado con este orden: la Cruz Parroquial; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli; el Estandarte del Santísimo Cristo de las Injurias (Moharras); el Estandarte de Nuestra Señora de las Angustias; el Estandarte de ‘La Borriquilla’; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús del Perdón; el Estandarte de Nuestro Padre Jesús de la Caída; el Estandarte del Santísimo Cristo de los Mártires; el estandarte de Nuestra Señora de los Dolores; el Estandarte de la Verónica; el Paso de Santa María Magdalena; el Paso de San Juan Evangelista; el Paso de Nuestra Señora de la Esperanza ‘Macarena’; el Paso de Jesús Resucitado y la presidencia religiosa, autoridades civiles y presidentes de todas las Cofradías y Hermandades. El itinerario parte, entonces, de la explanada de la puerta del reloj del Mercado de Abastos, y pasa por Graciano Atienza a San Blas ya marcado por el júbilo y la alegría que marca la Procesión tras el encuentro de los protagonistas con Cristo Resucitado y poniendo fin a la Semana Santa de Villarrobledo.