Según los historiadores locles, fue en el año 1614 cuando el vicario de Yeste decidió sacar en procesión la custodia de la Santa Espina para llevarla a bañar a la balsa de Vallehermoso, cumpliendo así una tradición secular que se realizaba todos los años el día 3 de Mayo, coincidiendo con la Exaltación de la .

Aquel, año, después de bañar las reliquias, el vicario pidió al pueblo que aquellos que estuvieran enfermos se mojaran con el agua de la balsa, quedando curados muchos de ellos; y desde entonces se difundió por la comarca la fama milagrosa de estas reliquias.

Los actos comenzarán el sábado día 3 con una misa de exaltación de la Cruz, presidida por el vicario general de la Diócesis, , y continuarán con una procesión de la Cruz hasta la balsa de Vallehermoso y bendición de las aguas.

Durante este fin de semana, habrá proyección de documentales y conferencias a cargo de , en la Iglesia de la Asunción de Yeste.

El diputado Fermín Gómez y la alcaldesa Estíbaliz García destacaron que la recuperación de tradiciones como la procesión de la Santa Cruz es un aliciente más para el turismo de la comarca, que da un paso más en la idea de dar a conocer el patrimonio histórico, cultural y paisajístico de la zona.