El presente curso académico ha comenzado con varias muestras de que la administración educativa de Castilla-La Mancha prefiere improvisar a planificar y desprecia el trabajo de los docentes hasta límites insospechados. Comenzamos el mes de septiembre con la aprobación de los presupuestos de la región, en los que se incluía una enmienda que declaraba que el máximo de horas lectivas para el profesorado de secundaria y ciclos formativos era de 20, sin embargo los centros recibieron una comunicación desde la administración (sin firma) diciendo que hicieran los horarios y la planificación del curso ignorando ese límite y manteniendo las 21 horas lectivas como referencia. A última hora, y cuando ya estaba el trabajo hecho y convocados los claustros para el reparto de grupos, se recibe la orden de cuadrar los horarios a 20 horas (ya que los sindicatos presionaron para que el gobierno de CLM ¡cumpliera sus propias leyes!) lo que supuso para los equipos directivos tener que empezar desde cero.

Desde Marea Verde Albacete celebramos esta tímida reversión de los recortes que llevamos sufriendo desde hace años pero queremos recordar que todavía estamos muy lejos de las 18 horas lectivas que regían antes de la crisis. Una crisis que no dejan de decirnos que ya ha pasado, pero que seguimos notando en nuestras condiciones laborales. Si es cierto que la crisis ha pasado, las 20 horas son una medida completamente insuficiente. Todavía esperamos una reducción de las ratios que permitan atender al alumnado como se merece y una dotación suficiente para los centros. Del mismo modo condenamos enérgicamente el cierre de varios ciclos públicos de Formación Profesional en la provincia mientras se inaugura a bombo y platillo un centro privado que ofrece, entre otros, esos mismos ciclos. Nos preocupa este nuevo paso hacia la privatización del sistema educativo y nos tememos que en un futuro próximo se pase a establecer conciertos con este centro privado.

En otro orden de cosas, ha pasado más de un mes desde el comienzo de las clases y todavía faltan profesores en muchos centros, ya que se ofertan tercios de jornada que para muchos compañeros interinos supondrían, de aceptarlos, tener que pagar por trabajar; uno más de los efectos nefastos para el alumnado de una LOMCE que, recordamos, todavía sigue en vigor y causando estragos. Y, hablando del colectivo de interinos, celebramos asimismo que por fin se vaya a pagar el verano a los compañeros contratados desde el 1 de septiembre, pero, nuevamente, consideramos la medida completamente insuficiente y exigimos el pago de los meses de verano a todos los interinos que hayan trabajado 5 meses y medio o más. Desde el día 2 de septiembre se conceden sustituciones para todo el año para cubrir los nuevos cupos de profesorado pero a estos compañeros no se les pagará el verano, aunque vayan a trabajar el curso completo. Un hecho absolutamente inaceptable después del maltrato y desprecio con que ha sido tratado el colectivo de interinos en nuestra comunidad autónoma manteniéndolos durante años en una situación de agravio comparativo con los interinos de otras comunidades.

Pero sigamos: empezado ya el curso, la administración se descuelga con la oferta de implantación de una nueva asignatura (Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad) con carácter experimental. Los claustros debían votar si implantar una asignatura sin conocer el currículo de la misma y decidir qué departamento renunciaba a una de sus horas lectivas para encajar la nueva. En lugar de cumplir con su cometido la administración prefiere fomentar la división y el enfrentamiento en los claustros, los cuales, haciendo gala de mucha mayor sensatez que la Consejería, han votado masivamente en contra de implantarla de esta manera. Creemos que los temas que trata esta nueva asignatura son lo suficientemente importantes como para no hacer semejante chapuza (sin perfil preciso del profesorado que la ha de impartir, con una ridícula hora semanal que la convierte en una maría, etc.) que más parece dirigida a fines propagandísticos que a una verdadera preocupación por los temas que enuncia el título de la materia.

Pero hay más, en el mismo claustro en el que se informa de la nueva materia se informa de que los centros que así lo deseen podrán pasar, de forma experimental, los exámenes de septiembre al mes de julio, excepto para 2º de bachillerato donde este cambio es obligatorio. Por lo visto para los alumnos que terminan el bachillerato ya se ha decidido sin necesidad de experimentación previa (debe de ser porque es un curso en el que apenas se juegan nada, claro).

Pasando a cuestiones más locales, seguimos esperando una corrección en la zonificación escolar, claramente descompensada y que favorece a ciertos centros concertados en detrimento de colegios públicos. Asimismo nos preocupa la negligencia de situar una gasolinera en las inmediaciones de una zona donde se juntan varios institutos de secundaria y un colegio, con el riesgo que ello supone. Precisamente para protestar contra este atropello hay convocada una concentración el miércoles 25 de octubre a las 11.00 hs.en las inmediaciones de la gasolinera en cuestión.

Por cierto, ese mismo miércoles, a las 20.00 hs presentamos en La (c/ Blasco Ibáñez, 46) el documental Las Trincheras de la Pública, tras cuyo visionado tendremos ocasión de conversar con todo aquel que quiera venir sobre este desastroso inicio de curso y los problemas que afectan a la educación pública en Castilla-La Mancha, que es cosa de todos. Allí os esperamos.