Estimado señor, al igual que seguimos con ilusión las promesas realizadas por los diferentes candidatos en sus programas electorales para todos los colectivos que integramos esta Administración, con el interés propio de quien busca lo mejor para el capital humano, por ser el ingrediente esencial en el avance de nuestra Universidad; ahora nos frustra su falta de cumplimiento en aquellas circunstancias que afectan fundamentalmente al PERSONAL DE ADMINISTRACION Y SERVICIOS, por lo que el Sindicato de la Confederación General , legitimado por los votos obtenidos, entra en situación de alerta ante la “conducta antisindical” que significa la evidente falta de negociación sobre elementos esenciales que influyen en nuestros derechos.

Fundamental para negociar, es tener una visión general de la situación de punto de partida que tienen los gestores de nuestra realidad; y por ello, conocer la relación de puestos de trabajo es imprescindible a todos los efectos. Así lo hemos puesto en conocimiento de los órganos competentes en reiteradas ocasiones, sin éxito alguno. Conocer esa realidad supone conocer qué puestos de trabajo contamos en la actualidad, cuales están ocupados y con qué trabajador en concreto, indicando su categoría real y la desarrollada, cuáles están vacantes, cuáles presupuestadas, la situación administrativa actual de las empleadas y empleados públicos que las ocupan, adscripciones temporales o comisiones de servicios incluidas; así como qué personal interino es el que integra el colectivo al que nos referimos.

La negociación con los representantes de estas personas es esencial desde el inicio de la configuración de una estructura regulada por una materia específica y donde se integra el desarrollo de su labor como Rector. La Sentencia de 2 de diciembre 2010 (rec.4775/2009) de la Sala de lo ContenciosoAdministrativo del , señala textualmente “….la obligación actual de negociar las RPTs del personal funcionario en las mesas de negociación, así como la nulidad de pleno derecho de aquellas no negociadas”. Y esa es la tónica general, la de imponer y no negociar, ni este asunto ni ningún otro en los últimos meses.

¡¡¡¡TRANSPARENCIA SR. RECTOR!!!!, eso que Vd. prometía en su programa y que los representantes de los trabajadores y los propios trabajadores esperamos “como agua de mayo”.

¿Y eso que significa?… Significa que las Instituciones Públicas son transparentes cuando dan a conocer, o entregan a las personas interesadas/afectadas, toda la información sobre su funcionamiento y/o procedimientos internos; sobre la administración de sus recursos humanos, materiales y financieros; sobre los criterios y motivaciones por las que toma decisiones para gastar o ahorrar; sobre la calidad de los bienes o servicios que ofrece; sobre las actividades y el desempeño de sus directivos y empleados…. esto no es lo que se practica en esta Universidad; lo que verdaderamente se practica es la OPACIDAD: Concursos que se dilatan en el tiempo (más de 6 años sin ninguno); concursos que no incluyen todas las plazas vacantes y que se fraccionan a su vez en otros, para dilatarse también en el tiempo; reestructuración y eliminación velada de plazas de Ordenanzas (destrucción de puestos de trabajo); promoción interna del personal funcionario, utilizando distintos criterios, para unas Escalas y otras cuando todos somos un único colectivo, trato discriminatorio que atenta contra los principios de igualdad, mérito y capacidad que establece la Constitución; criterios impuestos en algunos casos y no negociados, irregularidades en los procesos,… en fin.. …“un suma y sigue”.

Somos el colectivo de PERSONAL DE ADMINITRACIÓN Y SERVICIOS de esta , trabajamos por y para conseguir una Universidad mejor, una sociedad mejor, por lo que estamos comprometidos al cien por cien con esta Institución, ¿es mucho pedir RESPETO Y CONSIDERACIÓN? Queremos que se respete la Ley. Decimos NO a la política de personal de la Gerencia, a la opacidad, a la discriminación y desigualdad, a las irregularidades en ésta, nuestra Universidad Pública Regional.