Este 8 de marzo es domingo y estamos llamadas a tomar las calles nuevamente. Saldremos a las calles en una jornada de reivindicación que aúna todas las luchas de las mujeres por sus derechos.

Saldremos a las calles, como en años anteriores, para reivindicar acabar con la brecha salarial, porque en España las mujeres cobran 5.800 euros de menos como media al año. Las mujeres desarrollan un trabajo más precario, con más temporalidad y en empleos peor retribuidos. Un ejemplo de que se pueden reunir todas estas desigualdades en un solo contrato laboral lo reconoceremos en la reciente propuesta de contratos de 10 minutos en el sector de la limpieza de una empresa subcontratada por .

Continuamos con una tasa de paro femenino del 21,9% en Castilla-La Mancha y vemos con desánimo como el 42% de las mujeres no puede acceder a un empleo remunerado porque son las responsables del trabajo de cuidados.

Mujeres y niñas de todo el mundo dedican al trabajo de cuidados no remunerado 12.500 millones de horas diarias. En España son 130 millones de horas las dedicadas a cuidados sin remunerar. Para saber de qué estamos hablando cuando decimos cuidados, este trabajo discurre desde bañar a un bebé hasta acompañar al centro de salud a un mayor, pasando por las tareas domésticas y la planificación del menú semanal, entre otras muchas. Sin todo ese entramado de cuidados que realizan, las mujeres en una aplastante mayoría, la economía, la sociedad y la vida no se sostienen, se viene abajo.

Poner la vida en el centro debe ser nuestro objetivo, la vida y la política deben priorizar las medidas para llegar a ello. Desde un Estado que universalice los cuidados y la corresponsabilidad hasta una educación pública que se ocupe de que las niñas y los niños se formen como seres humanos libres e iguales.

Saldremos a las calles este 8 de marzo para exigir la erradicación de la violencia contra las mujeres. Las tres mujeres asesinadas por violencia machista en Castilla-La Mancha se unen a las cifras de la vergüenza que nos recuerdan que en lo que llevamos de 2020 son 14 las mujeres asesinadas, según las estadísticas oficiales. No resulta asumible la escalada de muertes de mujeres desde que el año dio comienzo mientras que desde posturas reaccionarias se pretende invisibilizar y vaciar los logros del feminismo.

No queremos renunciar a construir un frente de mujeres preocupadas por los efectos del patriarcado en nuestra sociedad, una alianza que sea correa de transmisión de las demandas de la calle hacia las instituciones, que interpele directamente a los poderes para que fijen su objetivo en las que más sufren, en el agotamiento de los recursos del planeta, en un consumo responsable y sostenible que no se base en la explotación capitalista del medio ambiente, de los cuerpos y los trabajos de las mujeres, especialmente las marginalizadas por cuestiones de raza, clase, etc.

Miles de mujeres llenarán las calles de norte a sur y de este a oeste, dejando patente que el feminismo está en lucha y que si nosotras paramos, se para el mundo.

Responsable del Área de Mujer de