Siguiendo el lema de las Wake Up Schools (Escuelas Felices) fundadas por el maestro vietnamita y activista por , Thich Nhat Ham, “los niños felices cambiarán el mundo”, “los educadores felices cambiarán el mundo”, he escogido este titular para reflejar la importancia que tiene que profesores y alumnos se encuentren felices en el aula. Y la felicidad, en mi opinión, hay que cultivarla. ¿Podemos hacer esto en clase? Sí. Esta idea la reconfirmé cuando, buscando vídeos de motivación para los alumnos de Taller de Emprendedores, encontré información sobre los factores que influyen en el bienestar de las personas. Mi asombro fue ver que estos se podían trabajar activamente en clase.

Y es que, para mí, la base de las clases de Economía y Emprendimiento es formar a los alumnos no sólo en cuestiones técnicas, que realmente son importantes en la sociedad que vivimos, sino también en valores y actitudes para la vida: respeto, paz, honradez, justicia, cooperación, progreso … Yo abogo por una economía basada en estos valores.

¿Cómo cambiar el mundo? Yo he decidido hacerlo desde las aulas, fomentando en los alumnos el espíritu emprendedor (motivación, esfuerzo, perseverancia, paciencia, toma de decisiones, autoconocimiento, querer aprender, crear, imaginar…) Estas cualidades no sólo ayudan al proyecto de crear una empresa, sino a crear un proyecto mucho más grande, el proyecto de nuestra propia vida.

Y, para terminar, nombro algunos factores que inciden en la felicidad según los expertos, a esta lista yo le llamo el “decálogo del emprendedor feliz”:

  1. Motívate: Haz cosas que te gusten y diviertan. Pon ilusión a la vida.

  2. Cuida tus palabras, sé amable.

  3. Escucha activa y amable.

  4. Cuida tu cuerpo: duerme bien, come saludable y haz ejercicio para tener energía.

  5. Cuida tu mente: ejercítala con relajaciones y ejercicios de concentración para conseguir más claridad mental, más fuerza de voluntad, más energía y sentirte mejor.

  6. Establece tus metas: Haz tu lista de objetivos y pon la fecha para cumplirlos.

  7. Organízate: El orden te ayudará a alcanzar tus metas.

  8. Toma descansos: Aprende a organizarte el tiempo de trabajo y de descanso.

  9. Di lo que sientes, expresa lo que necesites.

  10. Cultiva la alegría, los emprendedores felices cambiarán el mundo.

No seamos reduccionistas y miremos el emprendimiento como una faceta de la vida económica de cada uno, pues se trata de un concepto mucho más amplio que abarca la forma de ser, la forma de afrontar la vida, de ilusionarse en un proyecto personal de acuerdo a unos valores morales y dentro de las normas de convivencia y respeto a los demás. Por ello yo dígo:

SÍ, EN LA ESCUELA.

Raquel Saiz Alcántara

Profesora de Economía de Secundaria