El próximo jueves será un día importante para nuestro país, pero en especial será un día importante para las mujeres. El 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El origen de esta conmemoración hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, dónde murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil “Cotton” de en un incendio provocado ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

“Estas mujeres deben ser nuestro referente” afirma , secretaria de Igualdad y , “ellas dieron su vida por una lucha completamente legítima en la que reivindicaban un salario igual que el de sus compañeros, una jornada laboral de 10 horas y mejora en las condiciones laborales; hecho que no dista de lo que actualmente, 110 años después, seguimos exigiendo porque es nuestro, que es una igualdad real y efectiva en el trabajo y un trato igualitario salarial por el mismo empleo.”

Las desigualdades entre género son cada vez más latentes. Ante el terrible aumento de víctimas de violencia de género, los contrastes en la brecha salarial que manifiesta, no sólo la juventud socialista, sino también el Informe Global de la Brecha de Género de 2017 realizado por el Foro Económico Mundial, así como los problemas que padecen las mujeres para reincorporarse a su puesto de trabajo tras ser madres, dice M. que “el Estado no debe entrar a cuestiones sobre si una mujer y un hombre deben cobrar lo mismo aunque realicen las mismas funciones”. Miente y muestra su falta de sensibilidad y liderazgo cuando rechaza que desde las instituciones se deba trabajar por mejorar la equidad y la justicia social de todas las mujeres, de más de la mitad de nuestra sociedad. “¿Cómo no va a ser una preocupación del Gobierno asegurar que la igualdad de género sea un hecho real y no una mera teoría?” manifestaba Laura Ruiz.

Ante el inmovilismo del , el PSOE -junto a otras fuerzas políticasda luz verde a la tramitación de una ley “a la islandesa”, que apruebe sancionar económicamente a aquellas empresas que retribuyan a la baja a mujeres pese a realizar las mismas funciones que sus compañeros hombres.

Los socialistas consideramos que es una falta de respeto que nuestras instituciones miren hacia otro lado cuando el 52% de la población es discriminada, y por ello secundaremos los paros organizados para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Del mismo modo, el almanseño Javier Boj Marqués, Secretario General de las Juventudes Socialistas de la Provincia de Albacete, hacía un llamamiento a la población para sumarse a la causa: “Que nadie nos engañe. Lo único que persigue esta movilización histórica sin precedentes es que nuestras hermanas y nuestras hijas tengan las mismas oportunidades que nuestros hermanos e hijos. El movimiento feminista reivindica que todas y todos seamos iguales. ¿Estás de acuerdo? Pues tú también eres feminista, te esperamos el próximo 8 de marzo.”

SiNosotrasParamosSeParaElMundo

ParamosParaCambiarloTodo