Si algo caracteriza al Partido Socialista Obrero Español, si algo está impreso en su ideario e incluso en su código genético, es la lucha por la igualdad y por la justicia social. Aquello de “nadie es más que nadie, pero menos tampoco” es una seña de identidad de todos y todas los que militamos en esta formación y de la mayoría de los votantes de este partido.

Sin embargo, una amenaza muy importante agravará las desigualdades existentes en el planeta, si no hacemos nada por evitarlo. Esta amenaza no es otra que el cambio climático.

Según la , el cambio climático es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad y el planeta nos está dando múltiples señales de ello: inundaciones (no olvidemos el reciente fenómeno DANA) sequías, desertificación, calentamiento global, etc. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) apunta que las consecuencias del calentamiento global, de 1,5 grados, serán mucho peores de lo esperado.

Tanto es así, que dichos expertos advertían, este miércoles, que “el aumento del nivel del mar se ha acelerado y ya es imparable”. De hecho, los gases de efecto invernadero emitidos hasta ahora implican que el deshielo continuará a lo largo de este siglo. Este grupo internacional de expertos da forma y contrasta diferentes estudios difundidos sobre esta materia, habiendo participado en esta ocasión más de 100 autores de 36 países, que han trabajado con unas 7.000 publicaciones. Unas cifras que nos deben hacer tomar conciencia de la gravedad de la situación.

En Castilla la Mancha, los últimos informes realizados constatan el incremento de la temperatura media regional en hasta 1,4ºC, entre 1981 y 2016. Los mayores incrementos se han alcanzado en las provincia de Cuenca, con 1.89ºC; seguida de Albacete, con 1.55ºC; Ciudad Real, con 1.3ºC; y Guadalajara y , con 1.26ºC en ambas provincias.

Respecto a las precipitaciones, se aprecia una clara tendencia a la disminución, dentro del régimen de gran irregularidad que posee Castilla-La Mancha. Es llamativo que las mayores reducciones en la pluviometría se han alcanzado en los últimos años, coincidiendo con los períodos más cálidos.

Por ello, se puede concluir en este punto que la irregularidad se ha incrementado, los período secos son cada vez más secos y se aprecia una tendencia a la disminución de precipitaciones anuales cada vez más clara.

En nuestra región, debemos destacar, como eventos climáticos extremos, los cada vez más largos períodos de sequía, la peligrosidad de algunos fenómenos de lluvia torrencial y, sobre todo, el incremento de las temperaturas máximas y los fenómenos de olas de calor, tanto en frecuencia como duración. Además, es especialmente significativo el proceso de alargamiento del verano a razón de 7días/década.

El informe Clivar considera que, como medidas del presente siglo, es posible el incremento en la temperatura media de hasta 3ºC; el incremento de fenómenos como las olas de calor y las noches cálidas; el descenso del número de días de heladas; la disminución de hasta un 30% de las precipitaciones y el incremento de los períodos secos. Son proyecciones que, a día de hoy, están coincidiendo con los datos observados.

Esta realidad se agrava en Castilla-La Mancha; una región donde la agricultura y la ganadería tienen una gran importancia, lo que hace que suframos más estos efectos, tanto desde un punto de vista socioeconómico como medioambiental.

A pesar del negro porvenir que se cierne sobre nosotros en esta materia, la cumbre sobre cambio climático que se ha celebrado esta semana en se cierra con un compromiso insuficiente. Aunque hay datos positivos, como el hecho de que 77 países se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para el año 2050 (entre ellos España), y 70 impulsarán sus planes de acción nacionales para 2020, no podemos obviar que a este acuerdo no se suman los grandes emisores como son EEUU, China o India, o que tres de los cuatro países con los mayores planes de expansión del carbón (India, China y Turquía) no se comprometieron a abandonar esta fuente de energía contaminante y de elevadas emisiones de gases.

Frente a esto, el compromiso del y del Presidente del Gobierno en funciones, , en la lucha contra el cambio climático es claro y decidido. Además de adjudicar 150 millones de euros para el Fondo Verde y otros 100 millones de euros para el Fondo Conjunto de Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Sánchez ha presentado en la su plan contra el cambio climático. Éste está coordinado por el , encabezado por una ministra muy comprometida con esta emergencia climática como es Teresa Ribera.

Dicho plan incluye ambiciosos objetivos, tales como la garantía de llegar al 2030 con una reducción del 20% en las emisiones de GEI sobre los niveles de 1990, o que, para el citado año, el 74% de la electricidad generada en el país vendrá de fuentes renovables, y el 100% en 2050.

El PSOE, desde que llegó al Gobierno, se puso a trabajar en este sentido, aprobándose, el pasado 22 de Febrero, el MARCO ESTRATÉGICO DE ENERGÍA Y CLIMA, que propone una transformación de la economía española y que se compone de tres piezas clave: El Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional Integrado De Energía y Clima (PNIEC) 201-2030 y la Estrategia de Transición Justa.

Conviene destacar que la primera norma aprobada por el MITECO, el Real Decreto Ley de Medidas Urgentes para la Transición Energética, sirvió para facilitar el acceso a la energía con las primeras acciones de impulso a las renovables o con la derogación del “Impuesto al Sol”.

Pero este Plan Estratégico no solo tendrá beneficios medioambientales, sino también en importantes aspectos socioeconómicos; tales como la reducción del precio de la factura de la luz, la generación de entre 250.000 y 364.000 nuevos empleos entre 2021 y 2030, la movilización de más de 235.000 millones de euros de inversión o la reducción de la dependencia energética en un 15%, lo que supondrá ahorro de más de 75.000 millones de euros entre 2012 y 2030.

Y respecto al la Mancha, hay que remarcar la aprobación, en el pasado , de la Declaración de Emergencia Climática que incluye 19 medidas con el objetivo de corregir y adaptarse a la crisis climática. Asimismo, desde el ejecutivo de se está trabajando en la redacción de dos importantes leyes: la de Economía Circular y la del Cambio Climático. De momento, y según destacaba recientemente el propio Consejero de Desarrollo Sostenible, , Castilla la Mancha ha logrado reducir un 34% los gases de efecto invernadero desde 2005.

Todo lo expuesto, y muchas otras cuestiones que no detallamos pero que son sobradamente conocidas, ponen de manifiesto el contundente y rotundo compromiso de PSOE en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, otros partidos del escenario político de este país no pueden pronunciarse en estos términos. Un claro ejemplo es VOX, cuyos líderes hablan del “camelo climático” en un claro ejercicio de irresponsabilidad política ante unos de los problemas más serios que acucian a la humanidad. Sin olvidar al tristemente famoso “primo de Rajoy”, que fue utilizado por el expresidente del PP para justificar sus dudas respecto a esta problemática.

Por tanto, desde la responsabilidad política y desde la máxima concienciación de un problema que se agravará exponencialmente si no se toman medidas urgentes, el Partido Socialista Obrero Español en Albacete, este viernes, apoyará la huelga mundial por el clima, convocada para reclamar medidas más enérgicas en la lucha contra el cambio climático, compartiendo las reivindicaciones que inspiran estas movilizaciones.