Nos encontramos en el inicio de un nuevo curso 2018/2019, después de que el curso anterior ya fuera caótico en su inicio, donde no se tuvo en cuenta acuerdos tomados con la comunidad educativa, como la bajada de horas lectivas para el profesorado o las ratios de alumnos en los cursos de la ESO.

Pero el gobierno de esta comunidad sigue sin tener en cuenta las demandas del colectivo educativo, desoyendo y negando a su propio partido a nivel nacional, no realizan las medidas necesarias para este curso que vamos a iniciar.

A ello le unimos sus desatinos y desmanes del Consejero de Educación Felpeto. Quiere seguir con su autoritarismo desde la Consejería de Educación siguiendo los pasos de su despótico antecesor del Partido Popular Marcial , el impuso los recortes más radicales de todas las Comunidades Autónomas y que el PSOE siguió imponiendo. Una de las actuaciones autoritarias de Felpeto, con claros fines electoralistas sigue siendo el intento de imponer una nueva materia, criticada por muchos colectivos relacionados con la enseñanza dentro de esta comunidad autónoma. Hace un año, en algunos centros piloto y de modo experimental, la consejería de Educación de la Junta de Castilla la Mancha introdujo la asignatura de “Educación para la Igualdad, la Tolerancia y la Diversidad”. Se impartió dentro de la asignatura de lengua y literatura, y realmente no sabemos muy bien, qué criterios se siguieron para ello. Lo único que conocemos, es que en esta materia por definición la imparten más mujeres que hombres, y que tienen más horas semanales de docencia directa, suponemos que estos son los criterios que escogieron.

Como siempre el gobierno del PSOE, cuando intenta ser innovador, siempre lo hace con fines electoralistas, no se plantea las necesidades reales de la comunidad educativa, volviendo a hacer la casa por el tejado, como la implantación del programa bilingüe, el cual no tenía y sigue sin tener al profesorado preparado para impartir las materias en inglés, con un enfado importante por parte del colectivo educativo, y que siguen imponiendo con amenazas a los centros, como que les quitarían determinados programas educativos que mermarían la mejora de los mismos.

En medio de todo este caos, surge la materia de “igualdad”, la cual se convierte en un nuevo intento de atraer el voto de la mujer y de las feministas de esta región. No dejaron nada al azar, seleccionaron a unos centros y se “animó concienzudamente” a un grupo de profesores y profesoras a recibir una formación sesgada y con un claro perfil político, que para nada se corresponde con el ideario feminista de la inmensa mayoría de las mujeres que luchamos por la integración de nuestros derechos.

En esa carrera desesperada por anticiparse al movimiento , donde tenemos que recordar que se unieron a regañadientes y que además distorsionaron una parte de la información de la huelga general que se realizó el 8 de marzo, se les olvidó que para que esa nueva materia sea efectiva tiene que impregnar a toda la sociedad educativa, empezando por los equipos directivos, profesorado, personal laboral de cada uno de los centros, madres y padres, alumnos y alumnas, así como a toda la sociedad, ya que un centro educativo es el lugar donde se puede moldear y cambiar una sociedad. Esta tarea es reclamada por la sociedad que no puede reducirse sólo a dos horas de docencia en los centros. Es un proyecto poco ambicioso donde se redujo a impartirlo en los últimos cursos de primaria y de secundaria.

Por ello, desde Izquierda Unida, defendemos la necesidad de un desarrollo completo, el cual sea abordado con seriedad e impregne todo el recorrido educativo acompañando al alumnado desde el primer curso. Para ello, es necesaria una inversión con miras al futuro, con unos presupuestos reales que puedan dotar de la suficiente cuantía económica para abordar todas las necesidades no solo de la asignatura, también de todos los grupos y asociaciones que trabajan por la defensa de los derechos de la mujer.

También hacemos una llamada a la responsabilidad al Consejero de Educación, el movimiento feminista no se divide con fines electoralistas, desde un primer momento sabíamos que esta nueva asignatura nacía muerta, puesto que el currículo que se planteó, sólo recogía las propuestas del grupo socialista, sin tener en cuenta al resto de partidos y todo el colectivo feminista de esta comunidad, sabemos que tiende a desaparecer, porque ellos mismo impondrán a nivel nacional una nueva asignatura la cual seguirá en su línea, adoctrinando según sus criterios partidistas.

Por tanto, desde IU reclamamos seriedad, en forma de recursos suficientes para implementar la asignatura de igualdad, con una formación específica para el profesorado, para el claustro y en general para todos los integrantes de la comunidad educativa. Es imprescindible puesto que la futura ley regional hace mención expresa a la prevención y detección de las manifestaciones de machismo y misoginia “entre el alumnado” y para lograr este objetivo creemos que se debe extender la formación al equipo y al resto de la plantilla ya que deberían estar formados para su detección puesto que serán los y las que deban reconocer estas manifestaciones. Reclamamos una formación en igualdad específica, actualizada y continua para los docentes que la han de impartir.

Reclamamos un lugar estable en el propio horario escolar y no una hora robada con nocturnidad y alevosía a la asignatura de Lengua y Literatura como ha pasado en algunos casos.

Reclamamos que se acabe con el pilotaje de la medida, ya que la asignatura es necesario que se desarrolle de manera permanente y obligatoria, sin que perjudique a otras asignaturas. El consejero aseguraba ya en julio que este año se postergará la implantación en todos los centros y se continuará con el pilotaje, una modalidad a la que la Consejería ha tomado cariño especial y que aparece por doquier en las políticas del .

Reclamamos como imprescindible, desde Izquierda Unida de Castilla la Mancha, que la asignatura de Igualdad se imparta desde primero de Primaria y que acompañe toda la evolución de las alumnas y alumnos sirviendo como referencia en la educación obligatoria también en la ESO; ya que, nos urge actuar desde temprano y evitar que los estereotipos se instalen para ser removidos después. Puesto que los estudios señalan que las niñas y los niños a los 6 años han interiorizado ya estos estereotipos y que asocian la idea de que la genialidad o la inteligencia es más una característica de los hombres, conviene, por lo tanto, evitar una evolución hacia el machismo, la cosificación y el desprecio que acaben derivando en violencia hacia las mujeres.

Por último, reclamamos del ejecutivo regional que se atreva a sacar la religión de las aulas e incluya en esas dos horas la asignatura de Igualdad, ya que los recientes acontecimientos demuestran que “no tenemos crisis de religión, sino crisis de igualdad”.

, Área de Mujer

, responsable del Área de Mujer IU CLM