Como ya es conocido, el pasado 18 de octubre, coincidiendo con el aniversario del nacimiento del fundador del PSOE y de UGT, , hice pública mi intención de presentarme a las primarias de las que saldrá la candidata o candidato del partido socialistas para las próximas elecciones municipales.

Esta decisión, meditada, la tomé después de hablar con muchos militantes de mi partido y amigos, y las razones se resumen en la frase de Eleanor Roosevelt que dan título a este artículo, libertad y responsabilidad.

En primer lugar, puedo aspirar, legítimamente, a esta candidatura porque soy libre. Esta libertad fue conquistada con mucho esfuerzo y hemos hecho de ella un principio irrenunciable. Por respeto a la libertad, a aquellos y aquellas que la hicieron posible, y a quienes la sostienen.

Libre, también, de ataduras. Sin más compromiso que el que he adquirido con la militancia socialista: Transparencia. Los socialistas tenemos que poder hablar de futuro, de ilusión, de proyecto, y no estar siempre a la defensiva. Los y las socialistas vamos a recuperar el gobierno municipal, porque esa sí es nuestra responsabilidad.

Por responsabilidad presento mi alternativa. Responsabilidad con la ciudad en la que vivo, con sus vecinos y vecinas, con el , en el que milito desde los 16 años, y con la familia socialista de Alcázar de .

Responsabilidad con Alcázar de San Juan. Esta ciudad merece liberarse del yugo que ha representado el resentido pacto de gobierno de PP y CxA, de Ortega y Montealegre, o mejor dicho, de Montealegre y nadie más. Merece olvidar estos años oscuros, en los que han destruido su identidad, han vendido su patrimonio, y han entregado su excepcional condición como referente comarcal, fruto del escaso peso político de la coalición. Revertir esta situación es prioritario. Responsabilidad con el Partido Socialista Obrero Español. Me afilié y milito en este partido convencida de que sólo el Socialismo y la democracia, bien ejercidos, son la única herramienta que garantiza la igualdad de oportunidades a aquellos y aquellas a quienes no se las dan ni el apellido ni el capital familiar. Milité primero en Juventudes, después en UGT y en el PSOE de Alcázar de San Juan, organización, ésta, en la que he desempeñado diversas responsabilidades orgánicas, formando parte de varias ejecutivas, alternando estas tareas con mi militancia de base y sin dejar de tener, en ningún momento, un firme compromiso con el proyecto socialista alcazareño. Quiero que defendamos su ideario, nuestro ideario y el modelo de sociedad que siempre hemos querido para Alcázar. Responsabilidad con los socialistas alcazareños. Nunca nos hemos dado por vencidos, y quiero continuar la lucha por y para la gente, las personas, las grandes sacrificadas. Por y para los y las militantes callados; los que en silencio, y de un modo anónimo, trabajan para cambiar la sociedad. Por y para todos y todas los que durante su vida política han pegado carteles del PSOE con lealtad; por y para aquellos y aquellas que nunca estuvieron en la foto. Esa militancia tantas veces olvidada. Deseo que todos y todas los militantes de nuestra agrupación digáis con orgullo que sois socialistas; que los vecinos y las vecinas vean en nosotros y nosotras una solución, un proyecto solidario y garante de la igualdad de oportunidades, de la libertad y de los derechos que han sido negados en estos últimos años, y en cuya defensa hemos desplegado acción política y compartido movilización social.

Presento mi alternativa para luchar por Alcázar, por el PSOE, por los socialistas, y la presento por dignidad.