En este año 2107, un año más miles de familias decidirán en qué centro matriculan a sus hijos e hijas. La red de centros públicos está presente en todos los lugares de nuestra región dando una respuesta educativa de calidad y en condiciones de equidad independientemente del lugar en el que las familias residen.

Los centros educativos públicos, sus infraestructuras y ubicación no responden a la lógica mercantilista de la oferta y la demanda, sino a las finalidades de un Sistema Público de Enseñanza que pretende que todo el alumnado de nuestra Comunidad tenga acceso en condiciones de equidad a una enseñanza de calidad. En este sentido, todos los centros escolares públicos han de responder a los mejores estándares de calidad. Por eso, desde Izquierda Unida reivindicamos la matriculación en la educación pública como un acto consciente de puesta en valor de este derecho y servicio público fundamental y necesario. Estar en la enseñanza pública es la manera más elemental, sencilla y sincera de defenderla.

Frente a un gobierno empeñado en el desmantelamiento de la enseñanza pública y la promoción del sector privado, queremos reivindicar la educación pública como la única capaz de garantizar la gratuidad, la cohesión social, la compensación de la desigualdad social, el éxito escolar de todos y todas sin segregaciones ni exclusiones. Y por supuesto, reivindicamos el laicismo educativo.

Paralelamente es necesario poner en valor, de cara a las familias, la calidad de la red de centros públicos, en la que (pese a las políticas de recortes de los últimos años de los gobiernos del PP y del PSOE) las plantillas docentes, la preparación de estos profesionales y los recursos materiales, así como las infraestructuras, están al servicio de una educación integral y para la vida de los niños y niñas, y no solo para el mercado desde el enfoque de negocio y beneficios como ocurre en los centros privados-concertados financiados con dinero público.

Además, todos los estudios e investigaciones señalan que el coste por alumno y curso en la privada y privada-concertada es similar al de la pública, pero, lo que no se dice, es que supone un desembolso muy superior al promedio del gasto en la pública en conceptos como material, libros escolares, transporte y todo tipo de actividades que se cobran a las familias que a ellos acuden; es decir, un auténtico repago educativo.

Izquierda Unida ha defendido siempre una educación pública universal, gratuita, laica, equitativa, solidaria, coeducativa, personalizada, participativa, ecológica, integral, intercultural, inclusiva y democrática, por ser la única que garantiza la igualdad de derechos y posibilidades para todos y todas, al margen de intereses particulares ligados al adoctrinamiento ideológico o al negocio económico.

Matricula a tus hijos e hijas en la pública y defiende un derecho esencial para el futuro de las nuevas generaciones: la educación pública y de calidad con equidad.

, Responsable del Área de Educación de IU CLM.