Las listas de espera sanitarias en Castilla-La Mancha demuestran el deterioro que ha sufrido el Sistema Sanitario Público con el . Somos la comunidad donde más tiempo se tarda en intervenir quirúrgicamente a los pacientes que han de esperar, en ocasiones, años para ser atendidos.

El actual Gobierno, lejos de trabajar para procurar una sanidad de calidad, la ha llevado a un clima de pésimas condiciones laborales y a un abandono de profesionales que emigran hacia otras comunidades o a la sanidad privada buscando un mejor porvenir. El día a día en el sistema público es cada vez más difícil y menos efectivo a la hora de dar la asistencia que precisan los pacientes. Con estas condiciones, las listas de espera son cada día mayores, no sólo en número de pacientes, sino también en tiempo de espera. El Gobierno regional emplea a los gestores para maquillar y falsear los datos que publican intentando así salvar los muebles.

Las mentiras son de tal calibre que es fácil imaginar que, si a las listas que publican se sumaran las que están en los cajones, el problema se convierte en un asunto de tal magnitud y gravedad que necesita de importantes medidas para su abordaje, obligando a actuar con la máxima urgencia.

Para el presidente del la sanidad pública es lo más importante y su compromiso de mejora es tal, que lo primero que hará cuando llegue al Gobierno será disponer los recursos necesarios para disminuir las listas de espera a la mitad en los seis primeros meses de legislatura. Un compromiso así solo se puede llevar a cabo desde el convencimiento de que el buen funcionamiento del sistema público sanitario es vital para el bienestar de los ciudadanos y desde el conocimiento de que, en la actualidad, el sistema sanitario público necesita de remedios eficaces y urgentes.

Toda intención seria de mejorar las listas de espera ha de pasar obligatoriamente por un abordaje amplio de mejora de todos los eslabones de la cadena de funcionamiento de la sanidad y con ello de las condiciones laborales y salariales de los profesionales sanitarios que en la actualidad están bajo mínimos. Para mejorar las listas de espera hay que poner a tope el funcionamiento de toda la maquinaria:

• Mejorar las plantillas aumentándolas todo lo necesario para poder ampliar el funcionamiento de los servicios y de los centros más allá de su horario habitual.

• Potenciar las consultas de alta resolución.

• Aumentar la capacidad resolutiva en Atención Primaria permitiendo a sus facultativos el acceso a todas las pruebas diagnósticas.

• Dotar a los centros de la mejor tecnología.

• Aumentar el interés de los profesionales para trabajar en nuestra comunidad con contratos largos y atractivos y mejorando las condiciones salariales (carrera profesional entre otras).

• Sustituir a los profesionales en sus ausencias.

• Recompensar a los profesionales, también económicamente, por los trabajos que hagan más allá de sus horarios habituales.

• Contar con los profesionales a la hora de diseñar la mejor estrategia de funcionamiento de cada servicio.

• Facilitar nexos de contacto y relación entre los diferentes centros del sistema público para facilitar la mejor atención a los pacientes.

• Tender y reconocer y recompensar el trabajo de excelencia.

• Crear un clima de ilusión, de motivación y de entendimiento que haga que todos (gobiernos, gestores, profesionales y pacientes) sean uno, de cara a conseguir lo mejor en cada acto.

• Y facilitar al paciente el acceso a los servicios y centros que elijan libremente.

    En definitiva, hay que pensar siempre en lo mejor para el paciente y esto solo se conseguirá si se dispone de lo mejor para los profesionales. Para ello, se necesitan los mejores gestores, y todo esto es imposible sin una persona que trabaje día tras día por ser el mejor presidente que puede tener la región. Esa persona es Paco Núñez. El sistema sanitario público en la actualidad está quebrado y necesita soluciones muy importantes y urgentes, soluciones que solo Paco Núñez ha detectado y con las que solo él se ha comprometido. 

, ex gerente del