Ante los últimos acontecimientos en los que se ha comenzado a poner en duda la Ley de Violencia de Género, el se posiciona rotundamente en contra e invita a la ciudadanía a sumarse a las concentraciones que el 15 de enero tendrán lugar en diversos puntos de Castilla La Mancha.

El posicionamiento de este Colegio lo hacemos a través de este artículo:

Las mujeres no hemos sido prioridad en la agenda pública. Las mujeres no hemos contado para legislar, por tanto las leyes no nos consideran personas de derechos. Se tuvieron que crear las listas paritarias de manera legal, para que la mujer tuviera representatividad dentro de las decisiones políticas, pero no se consiguió lo que se pretendía, ya que las mujeres ocupaban los últimos puestos de esas listas, con lo cual no tenían la oportunidad de participar en los órganos de toma de decisiones. Por consiguiente hubo que crear las llamadas listas cremallera para asegurar que las mujeres también engrosaran los primeros puestos de esas listas. Siempre buscando medidas de acción positiva para encontrar el equilibrio e igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Cuando nuestra constitución ya establece que mujeres y hombres somos iguales ante la ley y que la diferencia de sexo no es un condicionante para tratarnos de manera desigual.

Y ahora…

Somos debate, pero no para plantar cara a la Violencia hacia las mujeres, que son a las que nos matan, sino para poner en cuestión la necesidad de una ley que castigue a los hombres que agreden, que asesinan a mujeres, solo porque son mujeres. No debaten para dar solución o dar luz a este terrorismo de género o cubrir las lagunas que Ley de Violencia de género tiene. NO, debaten sobre nosotras para derogar una ley que nos protege de los hombres, en base a que “LOS HOMBRES TAMBIEN SOMOS ESPAÑOLES”, como algún grupo político ha expresado en su literalidad.

¡Cuánta ignorancia!… Señores, FORMENSE, que para hablar de género hay que saber de qué se está hablando, al igual que no podemos hablar cualquiera de la física cuántica, sino tenemos la formación necesaria, para hablar de violencia de género tenemos que saber desde lo conceptual, de que estamos hablando. Y ustedes no tienen la menor vergüenza de hablar a todo el territorio español de algo que desconocen; por dos razones: primero porque no tienen la formación y segundo y lo más importante y preocupante porque son hombres cuyo estilo de vida es mantener el patriarcado y mantener una cultura machista que les siga dando los privilegios que quieren conservar a cambio de mantener a las mujeres en el ostracismo. ¿Esto si es ser español?, ¿Aquí no importa que las que no sean españolas, sean las mujeres? Que a las mujeres ¡NOS MATAN!

Esto me lleva a otra reflexión, si estos hombres tan ofendidos por que a las mujeres nos maten, ¿No tienen mujeres en su vidas?; madres, hijas, hermanas, mujeres. Pero como la respuesta es que si las tienen, porque todos ellos nacieron de una mujer, que solas e indefensas se van a sentir estas cuando sufran una situación de violencia machista.

Las mujeres hemos luchado por siglos, el movimiento feminista ha conseguido que las mujeres alcancemos mayores cotas de libertad, y seguimos luchando.

Eso nos define, NUESTRA LUCHA INCANSABLE. Y ahora, esta no nos va a frenar. Esto nos está dando más fuerzas, porque este escenario está evidenciando como nunca lo había hecho antes y de manera explícita en los medios, en las redes, al mundo entero que la igualdad entre hombres y mujeres no es real, que a las mujeres nos siguen matando por ser mujeres y no importa coger un micrófono y decirlo abiertamente, sin ningún tipo de pudor y con empoderamiento. Empoderamiento que se da el hombre por ser hombre dentro de una sociedad patriarcal, como todavía es la nuestra. Le pese a quién le pese.

El hombre tiene miedo de la mujer sin miedo, porque la coloca enfrente, porque la siente como rival. Nosotras, las mujeres, a diferencia de ellos solo pretendemos igualdad de oportunidades, de derechos para nosotras sin despojarles a ellos de esto. Nunca enfrente ni detrás. Hasta que no se entienda que los hombres tienen que estar al lado, no conseguiremos una sociedad más igualitaria, más justa y más habitable.