Me gustaría saber cómo se puede intentar ridiculizar tanto una tradición tan nuestra y con tanta solera, como es la de Los de Oriente…, cómo de una manera tan burda, cómo tan descaradamente insultante se hace mofa de algo tan serio…Por si alguien se desvía, hablo de niños, solo de niños.

Amig@s, esto no lo he hecho nunca, pero os voy a dejar leer un trocito de mi carta a los Reyes Magos de este año… Ahí va:

“Queridos Melchor, y este año mi carta no es para pediros juguetes para mis sobrinos ni tampoco ropa para mí. Este año os escribo para tratar de explicaros por qué se os hace esto en España, por qué se os ningunea.

Ustedes que durante años y más años en su noche han llenado los hogares españoles de nervios, alegría e ilusión, tienen que saber que el origen de su error es ese mismo. Sus majestades, el triste problema es que están muy arraigados, demasiado, a nuestra cultura y… lo siento! Pero eso no es “Cool” , “Top” o “Awesome”… Si! ya se que no entienden esas palabras, pero es que actualmente, en este país, no hay nada mejor que lo que viene de fuera… Irónico verdad? si no me creen pueden preguntarle al bonachon, barbudo y barrigudo de rojo…ESE SI QUE ES DIOS (con permiso del estado laico) HO,HO,HO… No hay quien le tosa a ese crack….”

Prosigo….En un ejercicio de memoria, me remonto a mi infancia y me asalta una cuestión: ¿¿Hay algo que un niño espere más durante todo el año que la noche de Reyes?? La respuesta es NO. LOS NIÑOS NO ENTIENDEN DE POLÍTICA SEÑORES Y TAMPOCO DE RELIGIONES… Entendían ustedes acaso cuando lo eran?

Me gustaría saber las preguntas que los niños de hicieron a sus padres cuando vieron a tres “Magos” de mercadillo, vestidos con papel de charol acercarse a ellos….SIN CAMELLOS!!!!!! Supongo que era momento de hacer madurar a aquellos que tienen una edad delicada en este aspecto como son los de 7, 8 ó 9 años… Esos que si tenían alguna duda, LA TIENEN. GRACIAS.

Me gustaría saber…Bueno, la verdad es que no, es que de los niños de no quiero saber nada…..Y no porque no me interese, sino porque lo he visto…He visto sus caras en las fotos de ayer durante la cabalgata… Como cuando estás abriendo un regalo que crees saber lo que es y de repente es otro mucho más feo, más decepcionante…. Y así eran sus caras, de decepción… Me supera, me repudia, me horroriza, me da asco, me da TANTA PENA… En nombre de quién le borra usted la sonrisa a un niño?…Que pena… En nombre de quién, señor , deja usted a cientos de miles de niños sin ver a los y los sustituye por tres señoras sacadas del mismísimo Moulin Rouge?? Que pena… Por cierto, en caso de eliminar a los Reyes Magos definitivamente ¿Qué hacemos con la frase: “Pórtate bien que los Reyes te están viendo”?? …¿Qué hacemos con el ritual de preparar con nuestros pequeños los zapatos, la leche, las galletas para los camellos… ??? Que pena… Por el amor de Dios…. ¿¿Ustedes fueron niños alguna vez?? Se tuvieron que emborrachar… como borrachas parecían las tres señoras encorsetadas de su desfile de carnaval navideño…. de su circo.

Me gustaría saber, en definitiva, que se le pasa a una persona por la cabeza, “QUÉ ”, como para quitarle la ilusión de Los Reyes Magos a un niño… no,no… A MILES. ….Sin duda os habéis emborrachado… Os habéis emborrachado de poder, os habéis saltado con pértiga a todos los niños y padres de España en nombre del “Caiga quien Caiga”, del “aquí mando yo” del que, dicho sea de paso, supuestamente tanto huís… Os habéis autonombrado los desterradores de todo símbolo religioso en España y tanta ha sido vuestra codicia, vuestra prisa, que os habéis cegado poniendo en riesgo lo más preciado de un niño… Su niñez.

NO TENÉIS PERDÓN,así de rotundo, así, en mayúsculas. No tenéis perdón…Pero sabéis qué? Yo os perdono…. Y os perdono porque hoy recibí una carta que procedía de Oriente… Me hacía saber que anoche, los Reyes Magos de verdad (los padres, pero …”shhh” que me lo ha confesado Melchor) ante las preguntas de sus hijos después de la cabalgata, les sorprendieron con unas respuestas tan ingeniosas, tan sacadas de esa chistera que solo tienen ellos por el amor que profesan a sus pequeñ@s, que consiguieron mantener intacta la ilusión de los mismos. Y dice Baltasar, que tanto fue así, que desde el cielo, montado en su camello, podía ver como finalmente Madrid y Valencia quedaron iluminadas por las sonrisas, justo antes de caer rendidos, de esos locos bajitos … Esos que no tienen culpa de nada.