Igualmente, ha tenido lugar una nueva edición del curso ‘Formador de Formadores PRORESCUE: Programa de Reanimación Cardiopulmonar en las Escuelas’, una actividad en la que han participado 250 docentes que después han tenido ocasión de trasladar sus conocimientos a sus centros con las prácticas con profesorado y alumnado, ha informado en nota de prensa la Junta.

El objetivo de esta formación, organizada desde el Centro Regional de Formación del Profesorado, es incrementar la seguridad sanitaria en los centros educativos, fomentando la respuesta rápida y adecuada en situaciones de urgencia y emergencia sanitaria así como de primeros auxilios.

Cada provincia forma cada curso a 50 profesores que en su mayoría son de Educación Física, lo que supone llegar a 250 docentes y con ellos a unos 45.000 alumnos de la región. Así, desde el año 2016 han sido 700 los docentes formados, con el efecto multiplicador que supone cuando más tarde trasladan en sus centros a sus compañeros y alumnado los conocimientos adquiridos.

Estos cursos de formación tienen como objetivo enseñar al profesorado conceptos básicos como conducta PAS (proteger, avisar, socorrer) y cadena de supervivencia, incrementar la seguridad sanitaria en los centros educativos fomentando la respuesta rápida a situaciones de urgencia y emergencia sanitaria, dar conocimientos al profesorado que pueda transmitir al alumnado y obtener el certificado para el uso de desfibrilador semiautomático por personal no sanitario.

A esto se ha añadido este curso la posibilidad de utilizar los muñecos para practicar la reanimación cardiopulmonar que desde las Direcciones Provinciales se han facilitado a los centros educativos que así lo han solicitado, 12 disponibles por provincia y que han podido utilizar los centros que lo han solicitado en periodos de 15 días.