Para poder atender a este colectivo, el Gobierno regional ha incrementado también el número de Servicios de Mediación y de Interpretación en un 34 por ciento, realizando más de 6.400 Servicios de Mediación y 2.742 Servicios de Interpretación en Lengua de Signos en 2018, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Estas actuaciones van dirigidas a las casi 60.000 personas sordas de la región y tienen como misión garantizar el acceso a la información y a la gestión de recursos en la lengua propia de este colectivo por parte de las personas con discapacidad auditiva, así como por entidades públicas y privadas que reclaman esta prestación.

El Servicio de de Signos se puso en marcha en el año 2008 y tiene como objetivo eliminar las barreras de comunicación y fomentar la accesibilidad para las personas sordas de Castilla-La Mancha. Su misión es facilitar un intérprete de lengua de signos a cualquier persona sorda, oyente, entidades públicas y privadas que lo soliciten para el desarrollo de las actividades de la vida diaria de las personas con discapacidad auditiva.

Por su parte, el Servicio de pretende conseguir la promoción de la persona sorda fomentando su autonomía y su participación social, con actuaciones de información, orientación y asesoramiento de recursos y derechos sociales, como recursos específicos para la comunidad sorda y para la resolución de las distintas necesidades que se planteen en los diferentes ámbitos de la vida familiar, educativa, laboral y social.

El Gobierno regional desarrolla los servicios de Mediación e Interpretación en Lengua de Signos en colaboración con la (Fesormancha), mediante la que también se ofrecen un servicio de intermediación laboral, otro de atención a familias y cuentan con un departamento de formación, comunicación y accesibilidad para la formación en Lengua de Signos.