El objetivo de este programa, financiado por la Consejería de Bienestar Social y desarrollado por tres federaciones de mayores, es facilitar el acceso a los servicios de podología a las personas mayores, especialmente, a las que viven en el medio rural para mejorar su salud, prevenir el empeoramiento de situaciones de movilidad, y educar y promover prácticas de higiene y salud personal, ha informado la Junta en nota de prensa.

Está destinado a la atención y cuidado de los pies de las personas mayores mediante la aplicación de curas no quirúrgicas, así como cuidados e intervenciones de podología básica.

Cerca de 640 localidades se benefician de este programa, 156 de Guadalajara, 155 de Cuenca, 146 de , 91 de Albacete y 90 Ciudad Real. La provincia de Toledo es en la que más servicios se han prestado (15.000), seguida de Cuenca (11.550), Guadalajara (11.250), Albacete (9.300) y Ciudad Real (7.650).

Los servicios de podología se llevan a cabo en municipios del medio rural de todas las provincias de la región en los que no existe una prestación en centros de titularidad pública.

Las entidades que se encargan de desarrollarlo son la y Jubilados de Castilla-La Mancha ‘Don Quijote’ (UDP) en las provincias de Albacete, Cuenca y Toledo; la , Pensionistas y Tercera Edad Alcarreña en Guadalajara, y la (FACOM) en las provincias de Ciudad Real y Toledo.