Los jóvenes de entre 9 y 12 años han sido los principales destinatarios de esta iniciativa con la que se ha pretendido ofrecer a una generación que ha nacido en plena sociedad de la información herramientas adecuadas para hacer frente al mal uso y abuso de las nuevas tecnologías que pueden traer problemas de adicción, comportamientos sociales y otras influencias perjudiciales, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

Un planteamiento novedoso, muy de actualidad y que preocupa tanto a jóvenes como a familias, que el está desarrollando en colaboración con los ayuntamientos toledanos, que este año han sumado un total de 101, y con la realización de 400 talleres, dirigidos especialmente a menores que han sumado el 90% de los participantes en el programa de prevención del abuso y mal uso de las nuevas tecnologías.

En este sentido, el presidente de la Diputación de Toledo, , ha recibido encantado el diploma del Premio del Certamen de Buenas Prácticas de Unicef 2018 al programa ‘Prevención del abuso y mal uso de las nuevas tecnologías’, que han querido entregarle personalmente la presidenta de , del Fresno, y del delegado de Unicef en Toledo, .

Gutiérrez les ha mostrado su satisfacción por este reconocimiento que “demuestra” que la apuesta de la Institución provincial por “prestar atención a los colectivos más vulnerables, como es la infancia” y que supone “un aliciente para mantener el giro social”.

La presidenta de Unicef Comité Castilla-La Mancha, Asunción Díaz, ha resaltado el hecho de que “la de Toledo haya sido la única diputación que este año recibía el premio de Buenas Prácticas, siendo la segunda diputación, junto a la de Guadalajara, que lo ha recibido en la historia de estos galardones”.

El presidente de la Diputación le ha confirmado que el programa se va a mantener el próximo año e, incluso, experimenta un incremento con respecto a 2018 del 25%. La convocatoria, ha explicado, acaba de publicarse de forma que los ayuntamientos ya pueden hacer sus solicitudes para participar en el mismo.

Se trata de dotar a las entidades locales de los recursos necesarios para entrenar a las personas jóvenes en el uso de las nuevas tecnologías e informarles de las consecuencias del abuso y mal uso.

PROGRAMA EN 2019

Como este año, en 2019 se trabaja con una población de edades tempranas en las que la información es básica para su formación, para conseguir el aprendizaje de hábitos personales y de salud. Además, también se incluye la participación de las familias (padres y madres) y del profesorado porque constituyen un factor esencial en este objetivo.

El programa contempla la realización de tres clases de talleres teórico-práctico, dirigido a jóvenes de 9 a 12 años; teórico-práctico para jóvenes de más de 14 años, elegidos entre voluntarios para formarlos y concienciarlos más específicamente en la materia, que sirvan de agentes preventivos y de consulta en el futuro; y, el tercero, charla-taller dirigida a padres, madres y profesorado.