A nivel nacional son un total de 4.194 municipios españoles, el 51,6% del total, los que no cuentan con una oficina bancaria. Los municipios se han incrementado un 17,4% desde 2008, cuando la cifra era de 3.571, mientras que el número de habitantes sin oficina ha crecido un 41,7% en dicho periodo, hasta 1,3 millones de españoles (el 2,8% del total).

El sindicato, que culpa a la banca de “la desertización financiera en la España vaciada”, ha denunciado que las entidades cierran oficinas y despiden empleados de manera masiva par aumentar su rentabilidad, lo que genera “una auténtica desertización financiera”, sobre todo, en los núcleos rurales.

Según ha puesto de manifiesto el presidente de Federación Fine, Luis José Rodríguez Alfayate, este proceso de concentración bancaria ha sido especialmente intenso en España, que ha aglutinado cuatro de cada diez oficinas cerradas en la UE.

“Mientras instituciones nacionales y europeas tratan de combatir el desarraigo en las pequeñas poblaciones, la ha dejado a 4.194 municipios españoles (el 51,6%) y a una población de 1,3 millones de españoles (el 2,8%) sin oficina bancaria”, ha resaltado.

Además, el informe pone de manifiesto que las cinco principales entidades financieras españolas controlan el 68,5% de los activos, una concentración que supera en un 45% a la de Francia y en un 135% a la de Alemania.

El sindicato también denuncia una proliferación de agentes financieros, que operan como autónomos al frente de agencias bancarias que eran sucursales ordinarias y que “se están utilizando para sustituir el empleo eliminado”.

Asimismo, Fine ha resaltado que la exclusión financiera dificulta el acceso a los servicios bancarios. En este sentido, el 64% de la población española no es usuaria de banca digital, y quienes sí lo son “viven en capitales o grandes ciudades, pero no en entornos rurales con limitaciones para acceder a Internet y con población más envejecida, lo que supone una clara discriminación hacia la España vaciada”, ha afirmado el autor del informe, José Manuel García Diego.

CASTILLA Y , LA MÁS AFECTADA

El informe identifica a Castilla y León como la comunidad más afectada por la exclusión financiera, pues no disponen de banco el 79,1% de sus municipios y más del 15% de la población. A su vez, se trata de la región donde existen más municipios (188) con una sola oficina bancaria.

Por su parte, en Aragón el 57,2% de municipios no cuenta con sucursales bancarias, un porcentaje que se sitúa en el 54% en el caso de , en el 52,1% en Castilla-La Mancha y en el 51,7% en .

Por debajo de la media del país se encuentran La Rioja (51,7%), Cataluña (50,7%), Comunidad Valenciana (44,8%), Extremadura (39,2%), País Vasco (38,6%), (38,2%), Comunidad de (37,4%), Andalucía (18,5%), (13,4%), (12,8%), Región de (8,9%), Islas Baleares (4,5%) e Islas Canarias (1,1%).