El sigue impulsando la agrupación de productores para que el sector agroalimentario y, particularmente, sus cooperativas sean cada vez más fuertes para poder así defender en mejores condiciones sus productos y conseguir precios justos para los agricultores y ganaderos, en los mercados nacionales e internacionales.

Esta semana se han reconocido por la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural cuatro nuevas uniones comerciales, que se unen a las seis existentes hasta el momento. Entre las 10, representan a cerca de 18.000 socios y cuentan con una facturación de 113 millones de euros de media al año.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado el compromiso del Ejecutivo castellano-manchego con el sector agroalimentario, fomentando a través de estas convocatorias la agrupación de las cooperativas y empresas particulares del sector agroalimentario, para lo cual, cada nuevo proyecto contará con hasta 400.000 euros de ayudas para la comercialización conjunta de las producciones de las empresas que constituyen el nuevo grupo.

Con ello, se “redundará en una mayor capacidad de negociación en la cadena alimentaria y una mayor renta para los agricultores de la región”, ha dicho.

Las cuatro nuevas agrupaciones de productores de la región se dedican al sector de los frutos secos, el aceite o el vino. Se trata de Olinexo, integrada por AlAlma del Olivo y la Agropecuaria Ecológica , de las provincias de y Albacete; Domo Pistacho, compuesta por las sociedades agrarias de transformación El Campo y (Toledo) y (Ciudad Real); la Sociedad Cooperativa de segundo grado Óleo Vidabol, nacida de la unión de las cooperativas y , ambas en la provincia de Ciudad Real y, la Sociedad Cooperativa de segundo grado Casas de Ribera, en la que se integran la cooperativa Purísima Concepción de Casas de (Cuenca) y la cooperativa vitivinícola Santiago el Mayor de Minaya (Albacete).

En la convocatoria de 2017 ya se constituyeron Hispánica de Comercialización, formada por cinco empresas de las provincias de Albacete y Cuenca; , que agrupa a seis cooperativas de las mismas provincias; Ontalba, integrada por dos empresas de Albacete y , con cinco empresas agrupadas de Ciudad Real y Toledo. También Viñedos de Castilla-La Mancha, formada por diez cooperativas de Toledo y Nuestra Señora de la y , integrada por dos cooperativas de Corral de (Toledo).

De esta forma, en total, en Castilla-La Mancha se cuenta ya con una decena de agrupaciones de productores de las que seis pertenecen al sector del vino; tres al sector del aceite y una, al de frutos secos.