Así lo ha indicado en rueda de prensa el consejero de Agicultura, y Desarrollo Rural, , que ha indicado que será a partir del 15 de octubre cuando comiencen a cobrar los 645 millones de euros que le corresponden a Castilla-La Mancha, “15 millones de euros menos por la mala negociación que el Gobierno central hizo de estos fondos en la legislatura pasada en Bruselas”.

Es por ello que el titular regional de Agricultura ha vuelto mostrar su oposición a la reducción de recursos que se plantea en la negociación de la nueva PAC, cuya propuesta Castilla-La Mancha ve “inaceptable”, pues implicaría que esa reducción de ayudas tendría que ser aportada por los estados miembros y por las comunidades autónomas, “siendo una política más nacional y menos común”.

De ahí que haya solicitado a la ministra del ramo, , que articule los mecanismos necesarios para consensuar “sin imposiciones” la posición española en materia de defensa de la PAC, pues no puede adoptar decisiones que vayan en contra de las comunidades autónomas, que son las que tienen competencias en materia de agricultura.