Con motivo de su comparecencia en las Cortes para dar cuenta del Plan, que se puso en marcha el 26 de septiembre de 2017 con el objetivo de ayudar a volver a los jóvenes que “habían salido de Castilla-La Mancha en los años más duros de la crisis”, Rueda ha explicado que el programa “ha sido un éxito” y ha logrado el retorno de algo más de 2,6 jóvenes por semana.

De los 138 jóvenes que han vuelto, tres lo han hecho a la Administración regional como funcionarios, cuatro con proyectos propios de autoempleo y 131 con contratos laborales por cuenta ajena —39 de ellos indefinidos y 92 temporales—, ha indicado Rueda, que ha detallado que el número de jóvenes que se han inscrito solicitando ayuda ascendía a 323 hasta el pasado fin de semana.

(Habrá ampliación)