Así se desprende de la encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas (EEA) del (INE), que indica que el número de explotaciones agrícolas cayó un 2,1 por ciento de 2013 a 2016.

Por su parte, la superficie agrícola utilizada disminuyó un 0,3%, lo que se tradujo en un aumento del 1,6% de la superficie agrícola utilizada media por explotación, que pasó de 24,67 hectáreas en 2013 a 25,06 en 2016. Así, en esos tres años la superficie de tierras labradas aumentó un 1,8%, mientras que la de pastos permanentes se redujo un 4,3%.

Los cultivos de herbáceos y barbechos concentraron el 49,3% del total de la superficie agrícola utilizada en 2016, mientras que los pastos permanentes supusieron el 32,8% del total y los frutales, olivar, viñedo y otros leñosos el 17,9% restante.

Por regiones, Castilla y León (59,71 hectáreas), Aragón (47,57 hectáreas) y Comunidad de (40,91 hectáreas) presentaron los mayores tamaños medios por explotación en 2016, mientras que los más reducidos se registraron en Canarias (4,17 hectáreas), (5,53 hectáreas) y (8,35 hectáreas).

Respecto a las distribución geográfica de las especies ganaderas en 2016, el mayor número de bovinos se concentró en Castilla y León con más de 1,3 millones de cabezas, Galicia —954.185 cabezas— y Extremadura —764.439—. Cataluña fue la primera comunidad en número de porcinos, con más de 6,5 millones de cabezas, seguida por Aragón, con 5,4 millones, y Andalucía, con 1,9 millones.