La concentración es una nueva etapa del calendario de las movilizaciones convocadas por CCOO y UGT en el transporte sanitario de la región que, si el Sescam y las empresas no lo remedian, se encamina a seis jornadas de huelga general, los días 26 de abril y 3, 8, 16, 22 y 23 de mayo. Antes, el próximo día 23, habrá una nueva concentración regional en .

Las 1.700 personas que prestan este servicio público en Castilla-La Mancha han visto “recortados sus salarios en más de un 16 por ciento desde 2011”, por la adjudicación de las contratas a las ofertas empresariales “más bajas por parte del ” y por la aplicación de un convenio colectivo con el que las empresas “trasladaron todas las rebajas a los trabajadores”, según ha informado CCOO en nota de prensa.

El convenio lleva caducado y en ultraactividad desde 2015, y el ha vuelto ha adjudicar las contratas con sustanciales rebajas sobre el precio de licitación, por lo que las plantillas de las empresas adjudicatarias “siguen sin recuperar ni sus derechos ni su poder adquisitivo y las propias empresas son incapaces de garantizar la calidad en la prestación del servicio”.

El deterioro del sector llevó a las Cortes de Castilla-La Mancha a aprobar por unanimidad una resolución en la que instaban al Sescam a destinar al transporte sanitario el presupuesto íntegro de licitación, pero el Gobierno regional “está postergando indefinidamente el cumplimiento de este mandato del Parlamento regional”.

DESCUELGUE UNILATERAL

Sin ese dinero, las empresas “no se atreven a firmar el nuevo convenio colectivo, pero tampoco son capaces siquiera de cumplir el actual”, por lo que la UTE adjudicataria del transporte sanitario en Cuenca “ha amenazado a sus trabajadores con un descuelgue unilateral del convenio para rebajar los salarios otro 10,5 por ciento, con lo que cada trabajador cobraría entre 140 y 200 euros menos, en función de categorías y antigüedades”, según ha indicado la presidenta del comité de empresa, Villanueva.

“La empresa dice que se ha encontrado con una modificación sustancial de la anterior empresa y un incremento de la actividad del servicio, y que tienen pérdidas cada vez son mayores, que no pueden pagar y que tenemos que hacer un préstamo durante seis meses sin que nos garanticen que se nos va a devolver”, ha explicado Villanueva.

“El tiene que aportar al sector el dinero que necesita para poder funcionar, garantizando un buen servicio a los usuarios y garantizando unas condiciones dignas a los trabajadores”, ha reclamado el coordinador del Sector de Carretera de CCOO-FSC Castilla-La Mancha, Alfonso Tercero.

Así, ha añadido que la Junta “tiene que pensar muy seriamente en recuperar la gestión de este servicio público esencial. Las contratas llevan muchos años demostrando su incapacidad, que además nos cuesta dinero porque las empresas lo que sí se garantizan es su lucro, a costa de los usuarios y de los trabajadores. No sólo no aportan nada, sino que se lo llevan crudo”.

Además, el dirigente de CCOO ha instado al consejero de Sanidad, , “a pasar de las palabras a los hechos”. “El otro día hizo unas declaraciones muy bonitas en Guadalajara, diciendo que siempre están dispuestos a hablar y a intermediar y a mejorar; pero llevamos más de cuatro meses esperando reunirnos con la consejería o con el Sescam, y ni siquiera nos han respondido a las peticiones de reunión que les hemos hecho tanto los sindicatos como las empresas”, ha finalizado.