Así, el peor dato de la reserva hidráulica en la semana 42 data de 1995, cuando se situaba en el 25,52 por ciento, seguido por 1994, con los embalses al 33,83 por ciento del total, según datos facilitados a por el , Alimentación y .

Por años, a 2017 le siguen 1992, con la reserva al 38,08 por ciento; 2006, cuando estaban al 38,62 por ciento; 1991, con los embalses al 38,69 por ciento; 1990, con un 39,88 por ciento de ocupación y 2006, con el agua reservada al 38,62 por ciento.

En el lado contrario, con los mejores datos de agua embalsada están en 2013, con un 66,10 por ciento del total; 2010, con la reserva al 65,49 por ciento y 2014, con los embalses al 63,95 por ciento del total.

De momento, semana a semana la reserva hidráulica sigue perdiendo agua tras un periodo de precipitaciones casi nulas en el conjunto de España. Así, los embalses, al 37,85 del total, han perdido esta semana 257 hectómetros cúbicos, lo que representa el 0,5 por ciento del total, que son 56.075 hectómetros cúbicos.

En total, los embalses albergan 21.227 hectómetros cúbicos, una cifra que es un 28,13 por ciento menor que la media de los últimos diez años y un 23,47 por ciento menor que en la misma semana del año pasado.

Por ámbitos, la reserva se encuentra al 69,9 por ciento en Cantábrico oriental; al 55,6 por ciento Cantábrico Occidental; al 40,8 por ciento, en Miño-; al 49,4 por ciento, Galicia Costa; al 57,1 por ciento las cuencas internas del País Vasco; al 31 por ciento, el Duero; al 40,2 por ciento el Tajo y al 44,9 por ciento Guadiana.

Además, Tinto, Odiel y Piedras está al 67,7 por ciento; Guadalete-Barbate, al 39,4 por ciento; Guadalquivir, al 31,6 por ciento; la Cuenca Mediterránea Andaluza, al 32,7 por ciento; Segura, al 14 por ciento; Júcar, al 25,4 por ciento; Ebro, al 42,6 por ciento y las cuencas internas de Cataluña, al 54,5 por ciento.

Mientras, en los diez primeros días del año hidrológico (1 de octubre de 2017 a 30 de septiembre de 2018) apenas han dejado un 3 por ciento de lluvias respecto del valor medio normal para ese plazo, por lo que la falta de precipitaciones acumulada se eleva hasta el 97 por ciento respecto al periodo de referencia 1981-2010, según la (AEMET).

En concreto, el valor acumulado en estos primeros diez días es inferior a un litro por metro cuadrado, lo que supone un 97 por ciento menos que el valor normal que correspondería a este periodo y que son 22 litros por metro cuadrado. De este modo, ha llovido por debajo de las cantidades normales en toda la Península y en ambos archipiélagos.