“Tras más de siete años de congelación salarial y dos de negociación, la pretensión patronal es firmar el próximo 22 de mayo un nuevo convenio que implicaría la perpetuación de la precariedad y de los bajos salarios en el sector”, ha explicado el responsable del Sector Privado de CCOO-Enseñanza Castilla-La Mancha, Antonio Romero, según ha informado en un comunicado el sindicato.

“Casi todas las 3.000 personas afectadas son mujeres y la mayoría con contratos a tiempo parcial, que junto a los bajos salarios definen tanto en la región como en el resto de España las condiciones laborales de un sector en el que los centros de trabajo raramente cuentan con una decena de trabajadores”, ha apuntado Romero.

“El nuevo convenio no incluiría ni una sola mejora laboral y fija un salario mensual de 930 euros para las educadoras, incumpliendo de manera flagrante el Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva, que establece que ningún convenio estará por debajo de los 1.000 euros en 2020, y no incluiría ni una sola mejora para las trabajadoras”, ha explicado.

“La pretensión patronal es indignante, vergonzosa y muestra su más absoluto ninguneo a la encomiable labor de los colectivos que trabajan en las escuelas infantiles privadas; que de salir adelante el nuevo convenio cobrarán cerca de 600 euros mensuales menos que las educadoras de los centros públicos de Educación Infantil en Castilla-La Mancha”, la alertado el responsable del Sector Privado de CCOO-Enseñanza Castilla-La Mancha.