González ha asegurado, a preguntas de los medios, que en cada edición de MasterChef los concursantes “vienen más preparados” y cree que los elegidos para participar en el concurso “van a sorprender”.

La presentadora ha declarado que tanto para ella como para los integrantes del jurado de MasterChef, los cocineros , y , la nueva edición supone “más ilusión si cabe que en años anteriores” porque “el nivel de exigencia es cada vez más alto”. Asimismo, respecto al número de aspirantes, ha afirmado que “impresiona ver a tantísima gente que quiere participar en el programa”.

Por su parte, los tres miembros del jurado han coincidido en que, para los elegidos, participar en el concurso supone “cambiar totalmente su vida”. Jordi Cruz ha comentado que los participantes de las anteriores ediciones han demostrado que MasterChef “puede ser un trampolín para su vida” y ha señalado que el programa “no termina cuando cierran las cocinas” y “se preocupa” por los concursantes.

Cruz ha apuntado que los tres jueces han visto “mucha ilusión” en cada casting y ha destacado que “cada vez más gente tiene ganas de buscar cosas que les apasionen y les hagan vivir una experiencia intensa”.

Mientras, Samantha Vallejo-Nágera ha añadido que los jueces siguen “en contacto” con los antiguos concursantes. “Es maravilloso ver como esa gente ha cambiado totalmente su vida”, ha afirmado.

De su lado, Pepe Rodríguez ha pedido que los espectadores “vean el primer programa” porque en él se podrá “conocer donde andan” los antiguos participantes de MasterChef.

Además, Rodríguez ha manifestado que, desde que comenzó su andadura como jurado de MasterChef, “se podría hacer sólo un programa con anécdotas” y ha asegurado que les ha ocurrido “de todo”. “Hoy estamos grabando bajo un sol maravilloso en Toledo”, ha ironizado respecto a la climatología adversa en el momento del casting.

EXIGENCIA “MÁXIMA”

En cuanto a lo que ha supuesto para los tres chefs formar parte del programa, Pepe Rodríguez ha señalado que ellos siempre intentan “ser perfeccionistas”. “A veces la gente viene en tono jocoso y dice que ahora nos van a juzgar ellos”, ha comentado, aunque ha remarcado que “no hace falta que exija nadie porque ya nos exigimos nosotros”.

A este respecto, Jordi Cruz se ha mostrado en la misma línea y ha recordado que “la habilidad está en solucionar los problemas antes de que lleguen al cliente” y ha hecho hincapié en que ellos, como jurado de MasterChef, buscan “ser ejemplo” en sus propias cocinas. “No tenemos que dar motivos para que no sean felices en nuestra casa”, ha apostillado.

ÚLTIMO CASTING REGIONAL

Respecto al casting, esta prueba era la última de la fase regional tras las celebradas anteriormente en , , y . De esta forma, Toledo ha sustituido al habitual casting en .

En la prueba, los aspirantes disponían de 20 minutos para emplatar sus creaciones, que traían ya cocinadas y que posteriormente serían evaluadas por una treintena de miembros de la Escuela de Hostelería de Toledo y la Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería, que se encargarían de repartir las cucharas simbólicas a los elegidos para pasar a la siguiente fase.

Iván, uno de los participantes, ha optado por presentar un plato llamado ‘Campotinto’. Este administrativo en paro de Talavera de la Reina (Toledo) ha explicado que el plato estaba conformado, entre otros ingredientes, por “carne de toro de lidia macerada con manzana confitada al romero, cebollino y helado de vino tinto”. “La cocina me apasiona y quiero dedicarme a ello”, ha añadido.

Por su parte, Patricia ha llegado desde (Cuenca) y ha preferido cocinar un arroz con garbanzos. Patricia es profesora de música aunque ha manifestado que se siente “a gusto en la cocina” y ha reconocido que su pasión por los fogones comenzó al hacer su primera tortilla de patatas “con nueve años”.