Unos 600 agricultores y ganaderos de la (UPA) Castilla-La Mancha participarán el próximo martes 21 de enero en la concentración que la organización a nivel nacional ha convocado frente al contra la aprobación definitiva de la aplicación de la nueva Política Agraria Común (PAC) en .

Así lo ha anunciado este lunes en rueda de prensa el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, , junto con los secretarios generales de , ; de , ; de , , y de , .

Morcillo ha explicado que la movilización se ha organizado coincidiendo con la celebración, el próximo martes y miércoles, 21 y 22 de enero, de la Sectorial de agricultora, donde el ministro de Agricultora, , y los consejeros en esta materia de cada comunidad autónoma “quieren cerrar definitivamente la aplicación de la nueva PAC”.

“El día 22 si se llega a un acuerdo será político y nos venderán que todo está bien y que nadie pierde”, ha afirmado Julián Morcillo, quien ha señalado que harán saber a los representantes políticos que “otra PAC es posible y que las ayudas deben ir dirigidas a quien trabaja y a quien produce”.

Desde UPA Castilla-La Mancha consideran que esta aprobación será un “acuerdo cómodo para los representantes políticos” porque “no se ha tenido en cuenta a los agricultores y ganaderos” en las mesas de trabajo organizadas desde el Ministerio en los últimos meses. No obstante, morcillo ha anunciado que el ministro ha citado a las organizaciones agrarias el 20 de enero para participar en el .

Asimismo, el secretario de UPA Castilla-La Mancha ha recordado que con esta reforma se producirá “un receso y una disminución de los fondos” que se van a destinar para el sector. De esta manera, ha afirmado que en la Comunidad Autónoma habrá una disminución del 13 por ciento de las ayudas europeas, lo que a su juicio y sin datos oficiales, podría tratarse de “40 millones de euros menos”.

CRÍTICAS DE UPA A

En este contexto el representante de UPA a nivel regional, que ha recordado algunas de las reivindicaciones a esta nueva reforma, ha comentado que “los que van a salir perjudicados son los agricultores y ganaderos profesionales y productivos”, ya que “se ha perdido una oportunidad histórica para legitimar a quien realmente trabaja en el campo”.

En este punto ha hecho referencia a las palabras del director general del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), , quien, según Julián Morcillo, ha afirmado que “va a haber agricultores que pierdan más de un 30 por ciento del nivel de ayudas que actualmente están recibiendo”.

Así pues, se ha mostrado contrario con la convergencia interna que se va a realizar a nivel europeo puesto que en España “no se ha querido hacer esa reconversión entre regiones”. “Si eso se hubiera producido, Castilla-La Mancha podría haber salido beneficiada porque la ayuda media es de 211 euros por hectáreas, mientras que en el resto de España es de 277 euros”, ha subrayado.

Morcillo también ha criticado el “titubeo” de Arias Cañete a la hora de el fijar el presupuesto para las ayudas acopladas por ser “la única forma” de poder atender al sector ganadero. “Se hablaba de ir al máximo, a un 15 por ciento y en cambio ahora la propuesta del Ministerio se queda en 11,79 por ciento”, ha dicho.

Finalmente, ha apuntado que desconocen lo que ocurrirá con el Programa de Desarrollo Rural en la región y que con esta reforma “insolidaria” en sectores como la frutas y hortalizas o el viñedo “habrá agricultores que van a percibir las ayudas y otros que no”, ha concluido.