La electrocución de avifauna en estructuras de conducción eléctrica es uno de los principales problemas de conservación para muchas de las especies que están incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, como por ejemplo el águila imperial o el águila perdicera.

La distribución de cuantías, acordad el pasado 30 de septiembre en la Conferencia Sectorial de se ha asignado a las 12 autonomías que ya han determinado las zonas de protección y ha notificado las líneas peligrosas.

El acuerdo del Consejo de Ministros incluye también el reparto de 3,2 millones de euros para ayudas a actuaciones de mejora de la gestión de residuos y otros 574.000 euros para la conservación de especies en situación crítica.

El criterio de reparto fue consensuado por el y las comunidades autónomas para el ejercicio presupuestario de 2019. En concreto, se trata de cantidades proporcionales a su superficie, a las regiones que hayan declarado Zonas de Protección y que hayan notificado líneas peligrosas, de acuerdo con el Real Decreto 1432/2008 que establece las medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y electrocución de líneas de alta tensión.

En concreto, Andalucía recibirá 820.660 euros; Castilla-La Mancha, 784.979 euros; Castilla y , 749.298 euros; Extremadura, 463.851 euros y Cataluña, 312.128.

Por su parte, a la Foral de y a la Comunidad Valenciana se destinarán 107.042 euros respectivamente; a la Región de , 71.361 euros; mientras que Islas Baleares, , y de percibirán, cada una, 35.680,90 euros.