Igualmente, trabajan en el impulso en actuaciones de conservación en dicho itinerario, “conscientes de que este tipo de trabajos al menos permitirán mejoras al usuario en el corto plazo”, según se ha pronunciado durante su intervención en el Desayuno Informativo ‘Cohesión territorial y movilidad: Una oportunidad para Extremadura’ celebrado en la ciudad de y en el que ha intervenido en la mañana de este jueves organizado por El Periódico de Extremadura.

Ya en el turno de preguntas e interpelado por las preferencias del y qué trazado tiene elegido para la conversión en autovía de los 200 kilómetros que faltan de la N-430, en concreto en el tramo entre y Ciudad Real, Ábalos ha avanzado que está convocada una próxima reunión con los consejeros del área de Extremadura y Castilla-La Mancha “para intentar llegar a un acuerdo” en un tema en el que al ministerio “no le gustaría imponer nada” o “tener una tercera opción”.

De este modo, ha abogado por llegar a un acuerdo con las comunidades interesadas “en la medida de lo posible” y ha manifestado que, hasta que se llegue al mismo, se están llevando a cabo obras de conservación de esta vía para que “al menos” esté “en mejor estado”. “Si al final el Ministerio tiene que tomar una opción pues la tendrá que tomar, pero primero vamos a agotar las posibilidades de entendimiento”, ha recalcado.

AUTOVÍA ENTRE BADAJOZ Y

Por otro lado y sobre la conversión en autovía de la carretera que une las dos capitales extremeñas, Ábalos ha recordado que el pasado 17 de abril se suscribió el acuerdo para el cambio de titularidad de la carretera EX-100 entre Cáceres y Badajoz, un itinerario de cuya conservación “se ha hecho cargo” el Ministerio y en el que “ya” están realizando mejoras, como la rehabilitación de firme comenzada el pasado 7 de octubre con una inversión de más de 600.000 euros.

Preguntado posteriormente por los plazos para la conversión en autovía de esta misma carretera, ha recordado que en el mes de septiembre han aprobado el expediente de información pública del proyecto de construcción del primero de los tramos, el A-66 - Río Ayuela por la provincia de Cáceres que cuenta con un presupuesto de licitación de 74,3 millones de euros.

Al respecto, ha agregado que, una vez que el Estado ha asumido la titularidad de la vía, han aprobado dicho proyecto que, una vez reciba luz verde, sacarán a licitación y se adjudicará.

También se ha referido el ministro en su intervención a otros campos del Ministerio de Fomento al margen de los temas relacionados con el tren extremeño, como la declaración de Obligado Servicio Público (OSP) de los vuelos entre Badajoz y y Badajoz y o que, desde Fomento, han “retomado e impulsado” los estudios informativos de infraestructuras de carreteras que se encontraban “paralizadas” como la A-81 Badajoz - Zafra - Espiel o han aprobado el proyecto de construcción de la variante de Zafra.

Un proyecto este último con un presupuesto de 28,84 millones de euros y que, como ha puesto en valor, supondrá un incremento de la seguridad viaria y una mejora ambiental al disminuir el ruido y la polución; al tiempo que han “retomado” el pasado mes de septiembre la redacción del estudio informativo para el acondicionamiento de la N-502 entre Talavera de la Reina y Almadén.