En la sentencia, a la que ha tenido acceso , se confirman las penas de tres años de cárcel para cada uno de los otros ocho acusados de consumir y vender cocaína en las provincias de Ciudad Real y , mientras que considera que no se puede probar la participación de los otros dos acusados que en el juicio se declararon inocentes.

Estas dos personas son un taxista, ya jubilado, que fue detenido con un paquete con 150 gramos de cocaína en Alcázar de , para el que el fiscal pidió, en sus conclusiones finales, también tres años de cárcel, si bien la sentencia recoge que la no ocultación del paquete, que estaba junto a la documentación del vehículo que se solicitaría en cualquier control además de que en sus cuentas y la información solicitada a la Tesorería General de la Seguridad Social no aparecen más ingresos que los de su profesión de transportista.

En el caso del otro hombre arrestado por cultivar marihuana en su casa, que se enfrentaba a dos años y medio según la petición del fiscal, la sentencia considera que era para consumo propio y no para traficar con ella.