ACEM ya realizó dos marchas de protesta similares a ésta en años pasados. Una en octubre de 2010 entre la ciudad de Albacete y el paraje de Las Hoyas (Zarra, ), lugar que entonces era considerado el más “idóneo” para albergar el cementerio nuclear por parte del . Otra en octubre de 2012 entre La Manchuela y Villar de Cañas, cuando el Gobierno cambió sus planes de emplazamiento del cementerio nuclear a este municipio conquense, según ha informado la asociación en nota de prensa.

La asociación se alegra de que algunos proyectos de macrogranjas de porcino no hayan sido autorizados y la clave, ha dicho, ha estado en la organización de las gentes del entorno, que se han movilizado frente a administraciones públicas y empresas que “pretenden anteponer los beneficios monetarios a la protección de la vida de las personas y el cuidado de la naturaleza”.

No obstante, ha afirmado que seguirán denunciando “el grandísimo” impacto ambiental y social de macrogranjas que están en funcionamiento desde hace años y ha advertido de que aún se ciernen las amenazas de decenas de proyectos de macrogranjas por toda Castilla-La Mancha, actualmente en fase de tramitación administrativa. “La gente que cuida de sus pueblos no puede bajar la guardia ante estas amenazas”, ha apuntado.