La y Servicios de a los Mayores (ACESCAM), asegura que es necesario fomentar la cultura del Buen Trato a través de la formación y la prevención.

Acescam ha mostrado su compromiso en la prevención y lucha contra situaciones que puedan ocasionar maltrato a personas mayores, tanto en el ámbito residencial como domiciliario, a través de la formación, la prevención y en la actuación cuando procede.

En este sentido, han solicitado a los poderes públicos el máximo compromiso en la puesta en marcha de planes de formación que tengan como objetivo promover la dignidad de la persona mayor como principal remedio en la lucha contra el abuso y maltrato a la vejez

Conmemoración en centros ACESCAM

La asociación ha conmemorado el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez en los diferentes centros residenciales que la conforman y, al igual que el año pasado, han convocado una concentración para la lectura de un manifiesto, en la que también han participado distintos representantes institucionales.

Acescam, con el #BuenTrato

Todo ello, bajo el lema del #BuenTrato con el objetivo de hacer visible la necesidad de tomar medidas contra este problema para impulsar “todos juntos” la cultura del buen trato a personas mayores. Además de contribuir a una toma de conciencia que, a juicio de la asociación, tiene que ser constante y diaria.

Para ACESCAM el “buen trato a personas mayores” forma parte de su filosofía de trabajo y, en este sentido, la definen como el conjunto de prácticas familiares, profesionales y sociales que tienen como finalidad promocionar la dignidad de la persona durante el envejecimiento.

Buenas prácticas

En el manifesto que se leyó ayer en todos los centros de ACESCAM pusieron énfasis en uno de uno de sus principales pilares en la cultura del buen trato por el que trabajamos día a día: “hacer que la residencia sea el equivalente de su hogar, cuyo máximo exponente se encuentra considerar la habitación del usuario como su domicilio”.

Pero si bien es cierto que venimos trabajando en el fomento de estas buenas prácticas, explican desde ACECAM, también aseguran ser conscientes de los abusos que pueden existir en distintos ámbitos.

Abusos frente a los que muestran su máximo rechazo, a la vez que ponen de manifiesto una vez más la necesidad de una constante formación en el cuidado de las personas mayores. Formación que ha de comenzar en el ámbito familiar y continuar en el ámbito institucional, han insistido.