Todo ello, continúa la asociación en un comunicado, “de manera que empoderamos a la persona, haciéndole partícipe activo en las decisiones tomadas por los equipos interdisciplinares en su plan de intervención, de manera que cobra sentido el lema de este año”.

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional del Alzheimer, Acescam quiere sumarse al llamamiento que ha hecho la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras demencias (CEAFA), y más aún cuando este año “nos sentimos especialmente identificados”, porque el lema representa “un objetivo fundamental de nuestra intervención”.

Acescam recuerda que una de cada 10 personas mayores de 65 años tiene Alzheimer, alrededor de 46 millones de personas las afectadas en el mundo. Además, explican que un alto porcentaje de usuarios de los centros residenciales del sector solidario, son personas afectadas de esta enfermedad, por lo que los equipos interdisciplinares, tienen que trabajar conjuntamente para elaborar diversos planes de intervención, teniendo por objeto el mantenimiento de la independencia en la medida de lo posible, adaptándonos a las características del usuario.

Asimismo, indican que desde el mismo momento del nacimiento, la persona adquiere la dignidad que le va a acompañar durante toda su experiencia vital, proceso en el que va adoptando valores y construyendo su historia. Una historia que es “acumulativa, cargada de aciertos y de errores que perduran y que van a caracterizar el pasado de la persona y a condicionar su futuro”.

“Lo vivido marca y define a la persona, independientemente de que en un momento dado pueda darse o producirse una falta de recuerdos. Si llega el momento en que una persona no pueda recordar su pasado, siempre habrá alguien que lo conozca”, han afirmado desde Acescam.

Desde la asociación insisten en que no se puede olvidar que el Alzheimer es una enfermedad que no solo afecta a la persona que la sufre, sino también, y de manera muy significativa, a la familia, que va a tener que afrontar el deterioro de la persona y su progresiva necesidad de ayuda a medida que ésta avanza.

“Es fundamental proporcionar a la familia todo el apoyo, información y formación posible sobre el Alzheimer para que entiendan y comprendan el proceso de deterioro de la enfermedad, y sean colaboradores activos en el plan de intervención prestado a la persona”, añaden desde Acescam.