En este sentido, fuentes de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas destacan que Castilla-La Mancha abona a los empleados públicos desde el pasado mes de enero, tal como se comprometió con los sindicatos, la recuperación del 1,5% de las retribuciones que les fueron suprimidas en 2012.

Además, el Ejecutivo castellano-manchego indica que, a diferencia de otras regiones, la Comunidad Autónoma no ha solicitado anticipos a cuenta de la liquidación del sistema de financiación.

Por último, recuerda que estos son datos parciales, que no se corresponden con los definitivos a 31 de diciembre y prevé una reducción muy significativa en el dato de déficit correspondiente al mes de julio.