La , ATA C-LM, ha realizado un nuevo informe sobre los plazos de morosidad de las administraciones públicas en la región con los autónomos a cierre de junio de 2018, comparando dichos datos con los del primer semestre de 2017.

A pesar de ser una de las cinco únicas Comunidades Autónomas donde han aumentado los periodos medios de pago de sus administraciones, siguen cumpliendo con los plazos que establece la Ley de Morosidad. Así, han pasado de pagar las facturas de sus proveedores en una media de 40 días en el primer semestre de 2017 a los 49 registrados en junio de 2018, lo que supone un aumento de 9 días (+22,5%).

Así, las Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha cumplen con los plazos que establece la Ley.

La trasposición de la Directiva Europea sobre la Morosidad a España contempla la posibilidad de realizar la revisión de la factura hasta en los 30 días posteriores a su presentación y otros 30 para realizar el pago.

Hay que tener en cuenta que para la realización de este informe ATA utiliza para el cálculo del periodo medio de pago la fecha de emisión de facturas o entrega de mercadería hasta su pago efectivo, metodología diferente a la utilizada por el ministerio de Hacienda y AA.PP. que utiliza desde la convalidación de la factura por parte de la administración competente hasta el pago efectivo. Esto da un margen de entre 28 y 32 días que es lo que se tarda de convalidar las facturas por parte de las Administraciones.

Administración regional: cumpliendo los plazos

El tiempo medio de espera de los autónomos que trabajan con las administraciones regionales para cobrar sus facturas se situó en a cierre del primer semestre en 49 días, algo más de mes y medio, cumpliendo así con los plazos que establece la Ley de Morosidad y la Directiva Europea de lucha contra la morosidad, a pesar de que, como ya hemos dicho ha aumentado sus periodos medios de pago en 9 días, pasando de pagar en 40 días en junio de 2017 a hacerlo en 49 en 2018.

Si lo comparamos con el resto de España, las administraciones autonómicas mejor pagadoras a los autónomos son las de País Vasco, cuyas administraciones pagaron a lo largo del primer semestre del año en una media de 23 días, Andalucía (27 días) y (28 días).

Cinco han sido las comunidades autónomas – donde se incluye Castilla-La Mancha - donde sus administraciones han aumentado los periodos medios de pago a sus proveedores autónomos: Castilla La Mancha y Extremadura, que han pasado de pagar en 40 días en el primer semestre de 2017 a 49 días en 2018, , que de cumplir con la Ley ha pasado a no cumplirla al aumentar sus periodos medios de pago en 64 días (de los 32 en junio de 2017 a los 66 en junio de 2018), Navarra, que aunque sigue siendo una de las mejores pagadoras ha pasado de los 22 a los 28 días en hacer frente a las facturas que les presentan sus proveedores autónomos y la Comunidad Valenciana, que ha aumentado los plazos de pago de los 55 a los 63 días, de media.

A cierre del primer semestre del año, únicamente tres comunidades tienen administraciones regionales que no cumplen con los plazos que establece la Ley de Morosidad: , cuyas Administraciones pagan en una media de 73 días, Murcia (66 días) y Comunidad , con una media de pago que se sitúa en 63 días.

La diputación de Ciudad Real, la mejor pagadora

El informe sobre la morosidad pública de ATA se fija también en los tiempos de demora de las diputaciones provinciales con los autónomos. Durante los seis primeros meses de 2018, en Castilla-La Mancha, las diputaciones pagan en una media de 38 días, siendo la diputación de Ciudad Real la que mejor paga, en 28 días.

Así, las cinco diputaciones provinciales cumplen con los plazos que establece la ley y todas ellas pagan en tiempo y forma los servicios prestados por los autónomos.

Frente a la diputación de Ciudad Real, la diputación provincial de Toledo es la que más tarda en pagar a los autónomos, al hacerlo en una media de 43 días este primer semestre del año.

La diputación provincial de Cuenca paga las facturas presentadas por los autónomos en una media de 38 días, la de Albacete en 40 días de media y la de Guadalajara lo hace en 41.

Las capitales de provincia cumplen con sus autónomos

Desde ATA, hemos querido destacar aquellas localidades que mejor pagan a sus proveedores dentro de las capitales de provincia de Castilla-La Mancha.

Debemos recordar que la administración local es la peor pagadora, ya que se demora de media en España tres meses (95 días) en pagar a sus proveedores autónomos. Además, ésta es el tipo de administración para la que más trabajan los autónomos. Es decir está fuera del plazo que marca la Directiva Europea de Lucha contra la Morosidad (30 días +30 días). Pero no pasa así en Castilla-La Mancha ya que las cinco capitales de provincia regionales cumplen la Ley.

Al igual que pasa con la diputación, el ayuntamiento de Ciudad Real se sitúa como el mejor pagador en estos seis meses que llevamos de 2018, al hacer frente a las facturas presentadas por los autónomos en una media de 28 días. Junto al de Ciudad Real, el de Toledo también paga pronto a sus proveedores, en una media de 31 días.

El ayuntamiento de Cuenca se coloca como el que más tarda en pagar a los autónomos, al hacerlo en una media de 55 días, pero dentro de los plazos que establece la ley y la Directiva Europea de Lucha contra la Morosidad.

También dentro de los plazos de 60 días que establece la Ley de Morosidad se situaron los consistorios de Albacete, que durante el primer semestre del año ha hecho frente a las facturas presentadas por los autónomos en una media de 35 días y Guadalajara, que lo hace en 43 días, de media.

Pero frente a esos 91 días de media nacional, hay municipios que registran unos datos mucho más altos. Es el caso de ayuntamientos como el de que sigue siendo el consistorio que más tarda en pagar de España, al hacerlo en una media de 589 días. Es decir, que un autónomo que realiza un trabajo para este ayuntamiento cobrará, de media, casi 20 meses después de presentar la factura. 15 meses de media esperan los proveedores en , y casi un año en (360 días).

Autónomos y pequeñas empresas

La morosidad entre empresas privadas (B2B), de media en España, se establece en 70 días. La morosidad entre empresas en Castilla-La Mancha se sitúa, de media en 2018 en 71 días, es decir, fuera de lo que establece la Ley, y ligeramente por encima de la media por debajo de la media nacional.

Si tenemos en cuenta el tamaño de la empresa podemos afirmar que son los autónomos sin trabajadores y aquellas pequeñas empresas (que tienen hasta 9 trabajadores o de 9 a 50 trabajadores) las que cumplen con un amplio margen con los plazos de pago que establece la Ley de Morosidad. Según va escalando el tamaño de empresa, van empeorando los periodos medios de pago, siendo nuevamente las empresas de más de 1.000 trabajadores, esas mismas que presumen en muchos casos de ser socialmente responsables, las que más tardan en pagar las facturas pendientes (115 días de media).

Los autónomos han pagado a lo largo del primer semestre de 2018 sus deudas con otros autónomos en una media de 38 días de plazo, cumpliendo ampliamente lo que dictamina la Ley de Morosidad (60 días). Las empresas de menos de 9 trabajadores pagan sus facturas en 47 días, conscientes del daño que produce la Morosidad en el resto de pequeñas empresas y autónomos. Las empresas de entre 9 y 50 trabajadores también pagan en tiempo y forma sus facturas con otras pequeñas empresas o autónomos, de media en 52 días. De 50 a 250 empleados tienen las empresas que de media tardan unos 63 días en pagar las facturas a otras empresas.

Y a partir de aquí, los periodos medios de pago se disparan: las empresas de entre 250 y 1.000 trabajadores y las de más de 1.000, no satisfacen sus deudas con sus proveedores hasta los cuatro meses (109 días de media de espera y 115, respectivamente).

“A pesar de que han aumentado los periodos medios de pago en Castilla la Mancha en relación al año anterior, cabe destacar que por regla general las administraciones públicas de Castilla La Mancha cumplen con los periodos medios de pago que establece la ley. Las diputaciones provinciales y los cinco consistorios de las capitales de provincia son buenos pagadores con los autónomos. Hay que tener en cuenta que para la realización de este informe consideramos para el cálculo del periodo medio de pago la fecha de emisión de facturas o entrega de mercadería hasta su pago efectivo, metodología diferente a la utilizada por el ministerio de Hacienda y AA.PP. El autónomo espera ese tiempo que tienen la administración para la convalidación de la factura hasta el pago efectivo. Y por eso añadimos ese margen de entre 28 y 32 días que es lo que se tarda de convalidar las facturas por parte de las Administraciones”, ha recalcado , portavoz de

“La morosidad no tiene nada que ver con el tamaño de la administración, ni de la población, es cuestión de gestión y de prioridades. Para algunas administraciones los autónomos son prioritarios y para otras, no tanto. Esta senda de buenos pagadores no debemos perderla. Para que los autónomos no sufran más deben recibir el pago a su trabajo en tiempo y forma”, ha añadido Perea. “Esperemos que se mantenga esta tendencia de pagar dentro de los márgenes que establece la ley y aquellos que lo hacen bien no se relajen, especialmente los ayuntamientos. Por el bien de la economía de los autónomos”.