Aesae ha señalado en nota de prensa que, ante la posibilidad de obligar a todas las gasolineras a disponer de un aseo o un servicio, la CNMC “recomienda justificar adecuadamente este requisito, que ya se suspendió en 1992, y dar la posibilidad de que los operadores puedan simplemente informar de la existencia o no de ese servicio”, según ha informado la asociación en nota de prensa.

En este sentido, Aesae ha abogado por que sea el cliente, “informado de los servicios de la estación” quien decida si reposta en ella “o prefiere hacerlo en otra estación con mayores precios”.

“Así, la sociedad castellano-manchega podrá beneficiarse unos precios mucho más bajos de los que se ofertan hoy en día, gracias a la competencia en este sector y, en concreto, a las gasolineras automáticas”, ha apuntado.

A este respecto, la asociación ha comentado que el ahorro, según un estudio de la (OCU), “podrá oscilar entre 280 y 320 euros al año por vehículo, lo que podría representar un ahorro potencial a la sociedad castellano-manchega de unos 300 millones de euros anuales, teniendo en cuenta el número de vehículos adscritos a la Comunidad de Castilla la Mancha”.