Esta participación es importante para Castilla-La Mancha ya que, además de llevar vinos de la región, complementa su presencia con aceite de oliva virgen extra y quesos manchegos, todos ellos con distribución en Texas, para reforzar aún más su posicionamiento, según ha informado la Junta en nota de prensa.

A través de esta actividad, el IPEX apoya el Plan Integrado de Promoción de Alimentos que el ICEX pone en marcha a través de su y Comercial en durante 2018. Con este plan, España quiere reforzar su imagen de “calidad, variedad y autenticidad de sus productos”, además de mantener y ampliar contactos con los profesionales del sector para que el país se posicione como un proveedor de nivel de productos gourmet.

Estados Unidos sigue siendo el primer socio extracomunitario de España y el sexto a nivel global sólo por detrás de Francia, Italia, Portugal, Reino Unido y Alemania. Las exportaciones agroalimentarias españolas al país norteamericano llegaron a los 1.810 millones de euros en 2017, habiendo crecido en el periodo 2014-2017 un 17 por ciento.

El mercado estadounidense muestra una demanda específica y creciente por el producto español y por la marca España, no sólo en los productos tradicionales sino en otros más novedosos y especializados.

Para Castilla-La Mancha, Estados Unidos es también un socio muy importante con 134 millones de euros exportados en el sector agroalimentario, con un crecimiento interanual del 28 por ciento. Por sectores económicos, la región destaca en la venta de productos lácteos, facturando 59 millones de euros; frutas y legumbres, con 24,3 millones; grasas y aceites, con 22 millones de euros; y bebidas, con 21 millones.

Los consumidores estadounidenses se caracterizan no sólo por ser un número muy considerado, sino por su alta capacidad adquisitiva y su búsqueda permanente de productos nuevos, saludables y de alta calidad.