La empresa adjudicataria ha sido Asteisa Tratamiento de Aguas, S.A.U. por un plazo de 22 meses, incluyendo seis meses para la puesta en marcha de las instalaciones, según ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno.

La nueva depuradora está diseñada para tratar un caudal medio de 125 m/h, pudiendo alcanzar puntas en el sistema de hasta 250 m3/h, lo que permitirá tratar las aguas residuales de una población de hasta 22.500 habitantes equivalentes además de permitir regular el agua de lluvia mediante tanques de tormenta, diseñados para retener las primeras aguas de la lluvia que no pueden ser tratadas inicialmente en la EDAR.

Las obras permitirán la implantación de nuevos sistemas de tratamiento biológico que posibilitan la eliminación de nutrientes, lo que contribuirá al mantenimiento y conservación del río Cigüela, que aporta caudal al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, alcanzando de esta forma una mejor protección y conservación del humedal.

El proyecto está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER 2014-2020, dentro del Programa Operativo Plurirregional de España (POPE).