La (AHIGE) pondrá en marcha diversas actividades en institutos de Educación Secundaria y universidades de Castilla-La Mancha durante los próximos meses, con la finalidad de reducir la incidencia de delitos contra las mujeres, a través de la prevención de violencia física y/o psicológica ejercida por hombres.

Esta propuesta de intervención, que contempla formación a profesorado, alumnado y personal de apoyo, además de jornadas de sensibilización y campañas de concienciación, pretende mostrar que hay otras formas de ser hombre en sociedad para generar un ambiente social basado en el cuidado, la comunicación y la no violencia.

Lo interesante de la propuesta es su efecto multiplicador –dirigiendo las acciones formativas hacia estudiantes, profesorado y personal no docente de los centros educativos–, y el efecto que tiene en el público escuchar a Carolina y David Kaplún, ambos con una larga experiencia en este tipo de actividades, permitiendo convocar y concienciar tanto a hombres como a mujeres en el trabajo por la igualdad, favoreciendo la identificación del público con la problemática planteada.

Estas actividades son posibles gracias a la subvención de la asignación tributaria del IRPF de la convocatoria 2018 en ambas comunidades autónomas en las que se desarrollará la programación de este proyecto, que arranca el miércoles 06 de marzo en la , con la ponencia Masculinidad hegemónica, entre la cultura del porno y la cultura de la violencia, dirigida a alumnado universitario en general, y que continuará el jueves 07 de marzo en la del campus de Cuenca de la Universidad de Castilla-La Mancha, con el título de Masculinidad hegemónica, de la cultura de la violencia a la cultura de la violación. Para los próximos meses tenemos previstas actividades en institutos de Educación Secundaria (IES), como el Princesa Galeana y el Sefarad.

Modificar estereotipos

El trabajo de prevención no puede basarse exclusivamente en el fortalecimiento y empoderamiento de las mujeres y sus redes, ya que debemos entender que sus efectos alcanzan a toda la sociedad. También es necesario mirar cuáles son los roles que siguen reproduciendo los hombres y comenzar a generar estrategias para introducir modelos cuidadores, comunicativos y no violentos desde la adolescencia.

“Este trabajo preventivo es tremendamente importante teniendo en cuenta la alta afluencia que se registra en los servicios de atención a mujeres víctimas de violencia de género en la Comunidad y la inexistencia de recursos dirigidos a hombres que no están en prisión ni tienen una denuncia de malos tratos, pero que admiten reproducir conductas machistas en sus relaciones”, explican desde AHIGE.

Si tenemos en cuenta el estudio publicado por el , en 2011, en el que se entrevistaron a más de 11.000 estudiantes con una media de edad de 17 años, además del profesorado y al equipo directivo de 335 centros educativos repartidos en todo el territorio, podemos deducir que se ha producido un cambio de conciencia en la juventud en cuanto a generaciones anteriores, ya que estos muestran un rechazo más explícito hacia las conductas violentas. No obstante, siguen manteniéndose actitudes que ponen en riesgo a los adolescentes ante la violencia de género. Esto se hace más visible cuando se indaga sobre su percepción de las ideas estereotipadas que pueden ayudar a sustentar una relación de sumisión y dominación.

Ahige

Ahige es una entidad sin ánimo de lucro, que trabaja para favorecer la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres en la sociedad. Para ello, fomenta el cambio en los hombres hacia posiciones más favorables a la igualdad y de ruptura con el modelo tradicional masculino, y también apoya la creación de grupos y redes de hombres igualitarios (www.ahige.org).