A preguntas de los medios tras una rueda de prensa en La Roda, ha reiterado que el PSOE ha ganado con “una enorme distancia sobre la segunda fuerza”, algo que es “indiscutible”.

Pero ha alertado del “veneno” de la situación política actual en España, ya que “entre todos” no han sido capaces de “acabar con la condicionalidad política que suponen los independentistas”.

“Lamentablemente pueden seguir aspirando a condicionar la vida política de los españoles”, ha lamentado, añadiendo que evitar ese extremo “era un objetivo clave de estas elecciones”.

En este punto, cree que aunque todos los partidos pueden “hablar y discutir”, sería “injusto” que “quien pretenda romper el país consigan ser una cuña que impida la marcha hacia adelante”.

“Me felicito por la victoria pero lamento que sigamos teniendo un ‘sudoku’. Creo que ahora reuniones va a haber muchas y los españoles en su conjunto esperan que se abra una nueva página”, ha deseado.