Ha sido el diputado toledano quien, en rueda de prensa, ha pedido que dicha medida tenga una “dimensión regional”, pues considera que la subida tan solo va a traer destrucción de empleo y aumentará la brecha entre comunidades como País Vasco y Cataluña, que cuentan que con un sólido tejido empresarial, y Castilla-La Mancha, donde el sector agrícola supone el 80 por ciento de la productividad.

De ahí que haya sugerido que dicha subida vaya ligada a la evolución de la productividad y de la economía y no a “los acuerdos políticos de Sánchez con una fuerza de extrema izquierda como Podemos”.

“En Ciudadanos nos gustaría que el SMI aumentara, pero esta no es una reforma valiente porque está poco meditada”, ha defendido el diputado toledano, pues considera que no ha tenido en cuenta los informes, como el del , que ha detallado que la anterior subida del Salario Mínimo Interprofesional ha provocado la destrucción de 45.000 empleos en el país.

De ahí que el parlamentario de la formación naranja haya insistido en que subir el SMI tendrá efectos negativos en una región como la castellanomanchega, donde la temporalidad, la baja cualificación y sector primario dominan el mercado laboral.