En rueda de prensa, alcaldes y concejales de los municipios de Albalate de Zorita, Almoguera, Almonacid de Zorita, Escopete, Illana, Pastrana, Pozo de Almoguera, Sayatón, Valdeconcha, Yebra y Zorita de los Canes, en la provincia de Guadalajara, y Buendia y de Altomira, en Cuenca, ha priorizado por su carácter vertebrador la autovía de la Alcarria, un parador nacional en Pastrana y un polígono industrial mancomunado vinculado a la propia autovía.

El alcalde Pastrana y coportavoz de , , ha calificado como de “máxima prioridad” la ejecución de estas propuestas en una primera fase ya que facilitarían a su vez la implementación del resto de iniciativas que creen vitales para la zona.

“La Alcarria se muere y lo peor está por llegar”, ha dicho Ranera en una comparecencia en la que ha estado acompañado del resto de ediles de este movimiento y en la que todos ellos han mostrado su preocupación por la despoblación creciente de la zona y el crecimiento del desempleo.

Algo que además creen que seguirá creciendo una vez que el desmantelamiento de la central cierre definitivamente ya que todavía queda algunos puestos de trabajo vinculados a la zona y aún reciben las ayudas de la Empresa Nacional de (Enresa) precisamente por estar dentro de una comarca nuclear, una cantidad que supone para muchos ayuntamientos hasta el 30 por ciento de su presupuesto municipal.

En el año 2006 la central nuclear José Cabrera cesó su actividad por decisión del Gobierno central y según Alternativa Zorita, ello motivó la destrucción de medio millar de puestos de trabajo directos en ese momento.

Según el portavoz, desde entonces, el paro se ha triplicado en la zona y muchas familias han emigrado.

Alternativa Zorita ha constituido ahora una mesa de trabajo tras denunciar públicamente que la inactividad de la iniciativa que surgió en su día bajo la denominación Pacto de Zorita, que en opinión de este movimiento no recibió el “impulso” que debería recibir por parte de todas las administraciones implicadas, no logró implementar una estrategia para superar la precariedad en la zona de influencia y, a día de hoy, la comarca “está muerta”, según aseguran.

Por todo ello, tienen previsto reunirse con todos los partidos políticos para hacer llegar sus demandas y pedir el apoyo “urgente” para acometer la revitalización de su tejido socioeconómico.