(Toledo), 3 de mayo de 2018.- El 45 por ciento de los animales salvajes que llegan con vida a los centros de recuperación de Castilla-La Mancha son reintroducidos con éxito de nuevo en el medio natural.

Así lo ha indicado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, quien ha participado esta tarde en la suelta de un ejemplar de buitre negro en los Montes de Toledo, catalogado como especie vulnerable, en el Collado de la Madroña, entre las localidades de Navahermosa y .

Según ha expresado, se trata de un “alto porcentaje” que pone de manifiesto el gran trabajo que realizan los profesionales en los centros de la región, como los seis integrantes del (CERI) de Sevilleja de la Jara en Toledo, donde se ha recuperado este ejemplar joven que llegó en octubre de 2017 con niveles elevados de plomo en sangre y hoy ha regresado a su hábitat.

Martínez Arroyo ha señalado que con ejemplos como éste “todos contribuimos a preservar especies como el buitre que son imprescindibles para mantener el patrimonio de biodiversidad de la región y el medio ambiente”, destacando que desde el se muestran “orgullosos” de que entre las prioridades se encuentre “el medio ambiente y la recuperación de la biodiversidad”.

De esta forma, ha hecho un llamamiento de concienciación a la ciudadanía y a la población más joven, como los alumnos que de manera periódica participan en actividades de sensibilización y educación ambiental, ya que “mantener Castilla-La Mancha no solo es buscar una salida a la actividad económica y a que la gente esté en los pueblos, sino también mantener nuestro patrimonio natural y hacerlo entre todos, y entre todos debemos trabajar por tener en la región ese medio natural tan excepcional con el que contamos”.

Actualmente en Castilla-La Mancha existe una población cercana a 450 parejas de buitre negro. De éstos, alrededor de 200 viven en colonias en el Parque Nacional de Cabañeros, que este año han aumentado el número con 200 crías de pollo nacidas en estado salvaje.

El ejemplar liberado esta tarde en el Collado de la Madroña fue recogido con síntomas de debilidad, delgadez y deshidratación, además de un plumaje muy deteriorado, por agentes medios ambientales en la localidad toledana de Villamiel.

Tras un examen veterinario se le ha realizado un tratamiento específico y al mes pudo ser trasladado al voladero para su remusculación previa a la suelta, recuperando además su plumaje, habiendo sido marcado con anillas metálicas y de lectura vertical a distancia.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha estado acompañado, entre otros, por los profesionales del CERI de Sevilleja de la Jara, directores provinciales, así como el alcalde de Hontanar y miembros del y agentes medioambientales.