Según concluyen los datos de la (AEMET), el año hidrológico comenzó con los meses de octubre y de noviembre muy secos, lo que dio lugar a que al finalizar noviembre la precipitación acumulada fuera un 58 por ciento por debajo del valor normal para el conjunto de eso dos meses.

La portavoz de la AEMET, , ha explicado a Europa Press que a continuación, el invierno que termina este martes, ha sido “húmedo” y que el mes de febrero y lo que va de marzo han tenido precipitaciones “abundantes”.

De hecho, este déficit que iba acumulando el año hidrológico se redujo hasta el 30 por ciento el 20 de febrero. Posteriormente, entre el 27 de febrero al 6 de marzo, a consecuencia de la borrasca Enma, se registraron precipitaciones intensas en “muchas zonas” y el déficit se redujo hasta el 10 por ciento.

Ante la “continua presencia” de borrascas, Casals ha indicado que la precipitación acumulada hasta el 14 de marzo ha alcanzado 383 litros por metro cuadrado, lo que supone un 2 por ciento más del valor normal correspondiente, que son 375 litros por metro cuadrado.

De este modo, entre el 1 de octubre hasta el 14 de marzo de 2018, se han superado los valores normales en la franja norte desde el oeste de hasta el interior de Cataluña, en extensas zonas del interior peninsular, de Extremadura, Andalucía, este de y algunos puntos de Canarias.

De hecho, en un área que va de , País Vasco, algunas zonas de , y y otra que alcanza desde y Granada hasta , Ciudad Real y el sur de ha llovido más de un 25 por ciento por encima del valor normal.

Sin embargo, siguen sin alcanzar las precipitaciones normales en extensas áreas de la vertiente mediterránea como , Comunidad Valenciana, sur de , y , así como en una zona del este de y el sur de Canarias. En estas áreas no han llegado al 75 por ciento del valor normal y no se ha llegado a la mitad de lo normal de precipitación en el noreste de , interior de , área litoral de las provincias de y y en una zona entre y .

Casals ha destacado que aunque en el conjunto del país ha llovido un 2 por ciento más en lo que va de año hidrológico, los embalses solo registran un balance positivo en las cuencas del norte y del noroeste. En el resto de las cuencas, siguen por debajo de los volúmenes normales en este periodo.

En este contexto, la portavoz ha destacado a Europa Press que los primeros quince días de marzo las precipitaciones han sido “generalizadas” aunque que la nubosidad durante bastantes días dio lugar a temperaturas mínimas por encima de lo normal y las máximas, sin embargo, por debajo.

En relación con las precipitaciones, la primera mitad del mes ha agregado que la borrasca Enma provocó precipitaciones intensas y generalizadas con máximos de precipitación en zonas del sistema Central y del sur de la Península.

Además, entre el 9 y el 11 de marzo, a consecuencia de la borrasca profunda Félix, las precipitaciones se intensificaron en el norte y oeste de la Península y de nuevo, el 14 de marzo la borrasca Gisele dejó precipitaciones intensas.

Esto ha llevado a acumular en el conjunto de España durante la primera quincena lluvias “notablemente superiores” al valor normal del total de un mes de marzo. “Ha llovido el doble de lo normal para todo el mes de marzo en los primeros quince días”, ha concluido Casals.