ha sido posible gracias al acuerdo firmado en 2016 por FSES con el Gobierno regional que ha supuesto, además, la recuperación de las cantidades pendientes de abono de la paga extraordinaria de 2012, los cuatro días de ausencia por enfermedad sin merma de retribuciones, el incremento general anual de los salarios hasta el máximo que permita el Gobierno nacional y la mencionada recuperación de la disminución retributiva del 3 por ciento, entre otras medidas de mejora.

En el aspecto retributivo, cabe destacar también que para 2019, además del incremento salarial que el Estado establezca, los empleados públicos de Castilla-La Mancha verán incrementadas sus retribuciones en un 0,5 por ciento más, han informado ambos sindicatos en una nota de prensa.

Este acuerdo ha posibilitado, a su vez, la aprobación de Ofertas de Empleo Público anuales hasta el máximo que el Estado permite. Así, en estos últimos años se han estado aprobando OEP importantes en nuestra región que ayudarán por un lado a reducir la actual tasa de interinos y, por otro, a recuperar parte de las plantillas perdidas en Educación y Sanidad.

“Aún así, y a pesar de que todo ello ha supuesto un avance importante en la reversión de los recortes sufridos en Castilla-La Mancha en la pasada legislatura, queda aún mucho por avanzar en la mejora de la Sanidad y la Educación pública castellano-manchega”, apuntan.

Por todo ello, desde Anpe y Satse, sindicatos mayoritarios en Educación y Sanidad en Castilla La Mancha, se seguirá reivindicando en las mesas de negociación cuestiones en el ámbito educativo como la recuperación de los apoyos de educación infantil, medidas de atención a la diversidad, reducción generalizada de las ratios de alumnos, mayor atención a la escuela rural, entre otras; y, en el ámbito sanitario medidas como la reactivación de la carrera profesional; la recuperación de la jornada de 35 horas, que debe conllevar la creación de más puestos de trabajo; la plena sustitución de los profesionales; y el reconocimiento del solape y días adicionales de vacaciones por antigüedad.

Por último, “no se puede olvidar lograr entornos de trabajo más dignos y seguros, la modificación de los permisos, licencias y excedencias en Castilla-La Mancha, que actualmente discriminan tanto al personal docente como al sanitario en la aplicación de los mismos”.