La sentencia condena en costas al consistorio y deja sin efecto “todos los actos que al amparo de dicha convocatoria se han dictado por el Ayuntamiento”, es decir, las contrataciones realizadas a las únicas tres personas que optaron a los puestos, dado que “en cada una de dichas convocatorias se presentó una única solicitud, formalizándose con cada uno de los tres solicitantes los correspondientes contratos”.

Este es uno de los motivos por los que el magistrado anula las resoluciones, que no fueron publicadas ni en el tablón de anuncios municipal ni en la página web. “Siendo lo anterior así, hay que considerar que no se dio la publicidad necesaria para facilitar la participación de las personas interesadas, y prueba de ello es que sólo se presentó una única solicitud para cada convocatoria”, subraya la sentencia.

El magistrado también anula las resoluciones del ayuntamiento lominchareño porque las bases de las convocatorias de las plazas no establecían “criterios objetivos de valoración de los méritos de los aspirantes”, una omisión que, al igual que la falta de publicidad, “es de la suficiente entidad como para declarar la nulidad de las convocatorias.”

Por si fuera poco, el Ayuntamiento de Lominchar tampoco incluyó en las convocatorias ninguna previsión sobre la composición del Tribunal Calificar que tendría que encargarse de valorar las solicitudes que pudieran presentarse; “motivo de impugnación que también debe prosperar.”

“Valoramos esta sentencia, que pone en evidencia la actuación radicalmente contraria a derecho del equipo municipal de gobierno de Lominchar”, señala , responsable de Administración Local de la FSC-CCOO Toledo.

“Recordamos al alcalde de Lominchar, , y a todos los alcaldes y alcaldesas de la provincia, que el acceso al empleo público debe regirse siempre por los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. CCOO-Toledo está y estará vigilante para todas las ofertas de empleo público de los municipios toledanos cumplan la legalidad”.