Así lo ha puesto de manifiesto durante la conferencia que ha ofrecido sobre la ‘Situación del campo y del medio rural de Castilla-La Mancha: 1986-2016’ en la Jornada organizada por la (APAE) que ha reunido a organizaciones agrarias, partidos políticos y periodistas especializados en la materia en torno al tema ‘30 años de PAC en España’, según ha informado la Junta en nota de prensa.

A juicio de Martínez Arroyo, “el futuro ya está aquí” y “en Castilla-La Mancha la posición que queremos consensuar con las organizaciones agrarias, con las cooperativas, con las organizaciones empresariales que representan a la industria agroalimentaria, tienen que partir de la base de que el objetivo principal de la PAC es la agricultura profesional”.

Además, ha manifestado que es necesario que los ciudadanos entiendan —también a través de los medios de comunicación— que las ayudas de la PAC son “un trasvase de recursos que hace la sociedad europea de parte de los consumidores directamente a los agricultores y ganaderos por la inversión que están haciendo en garantía sanitaria, preservación del medio ambiente y mantenimiento de la población en el medio rural en nuestros pueblos”.

Un mensaje que los periodistas especializados deberían tener en cuenta a la hora de elaborar sus informaciones para que los ciudadanos entiendan que la PAC “no es una ayuda social”, puesto que para esto hay otras ayudas. Y ha especificado que los objetivos de la PAC son “agrarios”, que haya agricultores y ganaderos “comprometidos con su actividad”.

Con la mirada puesta en el retrovisor, el titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha elogiado a los agricultores y ganaderos que “han sabido adaptarse perfectamente a la política que más ha cambiado en los últimos 30 años (1986-2016)” y a partir de ahora “toca hablar con mucha transparencia de la PAC actual y el proyecto post 2020”.

OTRAS HERRAMIENTAS

Además, Martínez Arroyo ha abogado por avanzar en acuerdos comerciales internacionales, garantizando el reconocimiento de las figuras de calidad (denominaciones de origen e IGPs) y para ello, es necesario que el sector sea capaz de planificar y “para eso se necesitan los instrumentos legislativos adecuados y se necesita también que el sector dé los pasos en la dirección correcta”. Uno de los pasos que debe dar el sector, en el que siempre insiste la Consejería es el de la ‘integración comercial de las empresas’, fundamentalmente, “las cooperativas, que son empresas de agricultores y ganaderos y que son —en muchos casos— las que ponen en valor el producto de los agricultores y ganaderos”, ha añadido.

“Tenemos un mercado global que no se puede parar y no podemos poner puertas al campo porque en tiempos de crisis, la experiencia nos dice que la exportación ha servido para compensar la balanza comercial y ha salvado economías de agricultores y ganaderos”, ha concluido.